En Ausonia por suspender fiesta de egresados cuestionan al intendente

El sábado pasado, parte de los estudiantes que egresaron del Instituto Secundario Municipal Esteban Ancarani (ISMEA) de la localidad de Ausonia habían organizado la fiesta de promoción en el exterior del Polideportivo Municipal, pero la misma no se pudo realizar por decisión del intendente Mauricio Pajón. La medida despertó el repudio de padres y estudiantes, que vieron trunca “la última oportunidad de despedirse”, tras un año signado por la pandemia por COVID-19. Las principales críticas apuntan que la determinación fue tomada o comunicada a los organizadores “el viernes por la noche, 20 horas antes del evento”, programado para las 20 del sábado y que se extendería hasta las 2 de la madrugada del domingo, por permiso excepcional del propio mandatario. Las redes sociales, como sucede últimamente, fueron el soporte utilizado para volcar expresiones de los vecinos: “Me encuentro bastante desilusionado por la decisión que tomó 20 horas antes de la fiesta, jugando con los sentimientos, trabajo e ilusiones de las familias y, sobre todo, de los egresados”, empieza el posteo de Jesús Vásquez, quien es tío de una de las egresadas. En otro pasaje, apuntó Vásquez: “Quiero recordar tu decisión de que los chicos tenían que hacer su fiesta en el Polideportivo al aire libre y con no más de 100 invitados, se preguntó por el salón para tener como segunda opción en caso de mal tiempo y tu respuesta fue que el salón no iba a poder ser para más de 30 personas, siendo para 500 personas aproximadamente la capacidad de este. Ah, pero justamente anoche me sorprendió la fiesta que había en el quincho del Poli, todo cerrado, con una veintena de personas; el tema acá es que no está siendo para todos igual o te fijas donde vos querés, porque diste una capacidad de 30 personas en un salón que es para 500 personas y acá en el quincho este había una veintena en un sucuchito de 50 m2...”. Un padre de otra egresada indicó que “el enojo está en los tiempos, cómo se dieron”, y precisó que “el lunes se dijo que se podía hacer la fiesta, se ultimaron detalles y la aplicación del protocolo a cumplir, el martes se confirmó todo y el jueves el intendente puso la autorización del evento en stand by, marcando que se podría hacer sin gente de pueblos vecinos, pero resulta que el viernes nos suspende”, se quejó. Admitió el entrevistado que “la mamá de una de las estudiantes había dado positivo de COVID”, en tanto señaló que alrededor del 30% de los invitados eran de localidades vecinas, ya que cada egresado podía invitar a 13 personas y sólo participaban de la fiesta siete de los 16 que habían concluido el nivel medio en el instituto local. En total eran 79 los asistentes confirmados. Además, los padres organizadores se molestaron porque debieron afrontar el gasto de las tarjetas para el menú con la firma Moroncini (de Tío Pujio), en tanto agradecieron que el DJ (oriundo de Etruria) no demandó gastos y la decoradora (de La Laguna), que tenía previsto arribar horas antes del evento, tampoco reclamó paga alguna. Por último, los padres consultados dijeron que, “más allá del enojo”, el ánimo de los chicos “no fue tan malo”, pero lamentaron “ni siquiera poder tener esta fiesta”. Por su parte, el intendente Pajón dijo a un cronista de El Diario que “desde la primera reunión con los padres, allá por octubre, dijimos que todo podía cambiar, que si peligraba la salud del pueblo o había casos, se suspendía”. “Lo hablamos muchas veces con el grupo de padres y a través de una madre que hacía de intermediaria, porque gracias a Dios, no teníamos casos, pero la magnitud de la fiesta ameritaba que tomáramos cartas en el asunto. Había personas que venían de afuera, por lo que también esto podría complicar a pueblos vecinos. Repasó que “la semana anterior (a la fiesta) hubo que realizar 19 hisopados y esperamos el resultado, por lo que encendimos el alerta, aunque luego dieron negativo, pero estaban aislados; por lo tanto, avanzamos en los detalles para la realización, como permitir que se extendiera hasta las 2 del domingo, siempre revisando la situación epidemiológica. Resulta que de un total de 15 en toda la pandemia, tuvimos 12 positivos de COVID en 24 horas (entre miércoles y jueves), por lo que queda en suspenso la fiesta, y nos dimos con que no teníamos bien toda la información de los contactos estrechos y restaban saber otros resultados. Ahí nos damos con que no quedaba alternativa que suspender”. “No podemos comprometer la salud de los vecinos. Esa es nuestra prioridad desde el inicio de la pandemia”, subrayó Pajón. Y sobre las críticas por una reunión con una veintena de personas en el quincho del Polideportivo, se limitó a marcar que “no se suspendió toda la actividad en el pueblo”. Fuente: El Diario

hweb23.png