A 75 años de que Estados Unidos lanzara la bomba atómica sobre Hiroshima

El recuerdo de aquel infierno constituye una advertencia imborrable sobre el peligro que enfrenta la humanidad cuando utiliza la energía nuclear con fines no pacíficos. El primero de esos artefactos, nacidos tras las investigaciones llevadas a cabo en el laboratorio estadounidense de los Álamos, en Nuevo México, bajo la dirección del científico Julius Robert Oppenheimer, se lanzó el 6 de agosto sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Era la respuesta de una carta enviada por el físico alemán Albert Einstein al presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, que sentó las bases de la energía atómica. Tras la llegada al poder de los nazis, liderados por Adolf Hitler, Einsten abandonó Alemania en 1933 y se instaló en Estados Unidos. En aquellos años se había desatado una carrera por construir la primera bomba nuclear. Después de que el explosivo fuera lanzado por el bombardero B-29, llamado "Enola Gay", murieron 140.000 personas de un total de 350.000 que vivían en esa ciudad del oeste de Japón, mientras decenas de miles sufrieron por años los efectos de la radiación. En cuestión de segundos, la mayoría de las construcciones se convirtieron en simples escombros. El primer artefacto se lanzó el 6 de agosto sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Se cree que alrededor de 80.000 personas murieron como resultado directo de la explosión, mientras otras 35.000 resultaron heridas. Según la cadena BBC, un total de ocho edificios de aquel entonces, deteriorados por la bomba atómica, quedan aún en pie como testimonio del horror nuclear, tras soportar una temperatura de 7.000 grados centígrados. De acuerdo con testimonios recogidos por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), lo primero que vio la gente al caer las bombas fue una "intensa bola de fuego". "Creo que sobrevivir da más miedo que si te quemás y vivís al día siguiente. Porque después no queda nada y tenés que luchar por vivir y seguir adelante", dijo Mitsuko Heidtke a la cadena alemana de televisión Deutsche Welle en 2017. Heidtke tenía 10 años. Viajaba en un tren camino a la escuela. Pero su familia estaba en Hiroshima. Al regresar vio cosas terribles. "Muy pronto vimos gente saliendo de Hiroshima: todos quemados y con la piel saliéndosele de los brazos. No sabíamos si eran hombres o mujeres. ´Queremos agua´, gritaban enloquecidos. Pero no teníamos agua", señaló. Tres días después de Hiroshima, el 9 de agosto de 1945, el Gobierno del presidente estadounidense Harry S. Truman ordenó arrojar una segunda bomba atómica sobre Nagasaki, en la costa sudoeste de Japón, matando a por lo menos 50.000 personas. La bomba que cayó sobre Hiroshima, llamada "Little Boy" (niño pequeño), fue construida con uranio y detonó con una potencia de alrededor de 15 kilotones de TNT. En cambio, el artefacto "Fat Man" (Hombre gordo"), que fue arrojado sobre Nagasaki, tenía una energía de aproximadamente 20 kilotones de TNT. Si bien existe polémica sobre si era necesario lanzar estas dos bombas atómicas, la versión oficial del Gobierno de Truman señaló que los ataques fueron decisivos para lograr la rendición de Japón. Se creía que una invasión convencional a ese país podría causar la muerte de un millón de personas. Finalmente, el 14 de agosto de 1945, Japón firmó el Acta de Rendición que le pedía Estados Unidos, marcando el final de una guerra de seis años, iniciada por la Alemania nazi con la invasión de Polonia. El 25 de mayo de 2016, el expresidente Barack Obama se convirtió en el primer mandatario estadounidense que visitó Japón, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Fuente: Télam

hweb23.png