“Nosotros nada más queremos vivir y trabajar en paz”, cacique preso por “robar” en su propia tierra

El cacique de la Aldea Renacer de Mado, Claiton Duarte, fue víctima de un nuevo atropello por parte del empresario Duilio Zallio la semana pasada, donde se le agredió psicológicamente y se lo detuvo. La comunidad, integrada por 12 familias, está en el Kilómetro 4 de Mado-Delicia, en Misiones. Según relató el propio cacique a la web La Otra Campana, habían cosechado 4 raídos del monte para comprar mercadería, y cuando estaban camino al pueblo en un auto prestado fueron interceptados por el empresario maderero que los acusó de robarles “su” yerba, llamó a la policía y los detuvieron. Sin embargo, Duarte pudo comunicarse con las organizaciones sociales que defienden los derechos de los pueblos originarios y luego de dos horas fue liberado. El joven cacique, de tan sólo 24 años, reitera a quien quiera oírlo que la aldea Aguai Poty fue relevada en los términos de la Ley 26160, ley nacional de relevamiento territorial de comunidades indígenas. Por lo tanto, tienen el derecho de vivir según sus costumbres ancestrales. No obstante, según denuncian distintas organizaciones, posteriormente al relevamiento, el empresario compró las tierras a precio vil. Duarte explicó que se encontraban trabajando en las huertas, las producciones anuales, y limpiando las chacras; cuando se les ocurrió cosechar yerba que había en el monte. “Cosechamos, porque es nuestro derecho”, manifestó. “Le pedimos a un compañero que siempre colabora con la comunidad que nos llevará la yerba. Era un cochecito con un carrito. Llevamos 4 raídos”, comunicó. Y añadió: “El empresario, supuesto dueño de estos lotes donde estamos asentados nos persiguió. Nos alcanzó en la ruta, iba en su camioneta con el capataz y una persona más. Pusieron adelante el auto arriesgando nuestra vida. Le dije al chofer que se detenga al costado de la ruta para hablar”. “Ahí nos acusó de ladrones, que estábamos robando. Yo le dije que estábamos en el relevamiento. Ahí ya nos discriminó, nos agredió psicológicamente, nos decía indios de mierda, palabras que siempre nos hace escuchar la gente”, agregó. “Entonces dije bueno, dejamos nomás acá y nos vamos para nuestra casa. Simplemente estamos tratando de vender para comprar mercadería para la familia", detalló. Duarte continuó: “Pero dijo que no, que iban a llamar a la policía. Llamaron, y a los 20 minutos llegó la policía que actuó bajo las órdenes del empresario. Nosotros explicamos, pero nos dijeron que era un robo, que éramos ladrones. Nos esposaron, nos llevaron a la comisaría. Nos decían que esa era nuestra casa por ser ladrones”. “Me pude comunicar con los compañeros de la UTT que nos acompañan. Junto a productores se organizaron rápidamente con abogados y en 2 horas nos sacaron”, explicó. El joven cacique detalló que está formando una familia con su compañera, que todos viven en forma muy precaria, que tienen que buscar agua en una vertiente que está a más de 1000 metros, y que los bidones deben acarrearlos en una carretilla. “El empresario había plantado eucaliptus. Lo estamos cortando y utilizando, pero queremos reemplazarlo por mandioca, maíz, toda la producción anual. Para nosotros el eucalipto no es alimento”, manifestó. “Nosotros nada más queremos vivir y trabajar en paz”, concluyó. El empresario En junio de 2016 la Red Provincial de Organizaciones y Pueblos Originarios denunció a Duilio Zallio por haber quemado la vivienda de Beatriz Mendoza, quien es una pequeña productora de la zona y madre de dos niños. Zillio la había amenazado en varias ocasiones. El empresario maderero pertenece a una familia de Eldorado con 30 años en el rubro de madera nativa e implantada. Provee a la industria de la construcción y a los fabricantes de muebles. Según consigna en las redes, “su filosofía de trabajo está fuertemente vinculada al cuidado del medio ambiente, con vocación de servicio, junto con una formación integral de sus recursos humanos, responsabilidad y honestidad”. Fuente: La Otra Campana Agradecemos la colaboración de Liliana Díaz

hweb23.png