• HECHOS

Villa del Rosario y Costa Sacate: Máscaras Solidarias en 3D

Fabio Fernández nació, creció y estudio en Luque, ahora reside en Villa del Rosario. Es una persona vinculada a la informática en general, que cuenta con el título de Analista Programador en Sistemas de Computación, muy identificado tanto con las tecnologías actuales como con las emergentes. Tiene 30 Años. Es técnico, docente de nivel secundario, fanático de River y amante de la pesca. Papá de Deo.

El motivo de la entrevista entrevista es su protagonismo en el proyecto conjunto llevado a cabo por las Municipalidades de Villa del Rosario y Costa Sacate; que con la coordinación de Fabio Fernández concretaron las primeras entregas de máscaras para el personal técnico especializado y voluntarios que trabajan diariamente en la prevención de la pandemia.



¿Dónde trabajas actualmente? ¿Qué funciones cumplís en cada lugar?

En el secundario técnico: I.P.E.T. N° 300 “Plaza Minetti” de la localidad de Luque soy Docente de un espacio curricular y maestro de enseñanza práctica (M.E.P.) en una de las especialidades con las que cuenta la escuela relacionada a la informática. Los alumnos se reciben como Técnicos en informática profesional y personal.

En mi domicilio de forma particular realizo reparación y mantenimiento de computadoras en general.

¿Cómo llegaste al mundo de la impresión 3D?

Se podría decir que fue medio de casualidad, como en realidad muchas veces pasa.

Si bien siempre estuve informado sobre este tipo de tecnología y me inquietaba mucho su alcance, no había tenido la posibilidad de tener una impresora 3D en frente como para “meterle mano”.

A principios del año pasado, justamente en el secundario de Luque, en el que trabajo, nos cruzamos con un colega que sabe de mi interés y conocimientos sobre tecnología: Horacio Ferreyra (que también se desempeña en el municipio de Villa del Rosario); y me comenta que la Municipalidad de Costa Sacate le había prestado 2 impresoras 3D, a la Municipalidad de Villa del Rosario como para darles utilidad.

Que a esas impresoras ya las habían tratado de armar y poner en funcionamiento pero como que no podían, que les parecía que no funcionaban o algo por el estilo.

Entonces Horacio me pregunta: ¿Fabio a vos que te gusta, si yo en estos días te las llevo a tu casa, no te animas a revisarlas y ponerlas en funcionamiento?

Y bueno, ahí comenzó todo. Obviamente funcionaban, me hicieron investigar e insistir bastante, pero salieron marchando e imprimiendo piezas en 3D las dos máquinas en cuestión.

¿Cuándo comenzaste a trabajar con la Municipalidad de Villa del Rosario?

Se podría decir que comencé a trabajar en conjunto con la Municipalidad de Villa del Rosario a mediados del año pasado, dictando un curso sobre Modelado e Impresión 3D, que justamente gestiona el Municipio. Si bien desde antes también le realizaba trabajos de mantenimiento y reparación a algunas computadoras con las que cuenta la Municipalidad, a partir del curso ya fue un trabajo más congeniado.

¿En qué consistió el curso?

El curso se dictó en el espacio AIRE, con el que cuenta el municipio sobre la calle Colón.

Las inscripciones fueron abiertas a todos los interesados y con cupos limitados, por una cuestión de espacio y para lograr un aprendizaje más personalizado.

Se formó un grupo con 15 personas interesadas en la Impresión 3D y de diferentes perfiles. No era necesario tener avanzados conocimientos sobre el tema.

En el curso los alumnos además de poder imprimir sus propias piezas, pudieron adquirir conocimientos sobre: componentes software y hardware de esta tecnología, ventajas y desventajas del proceso, tipos de materiales/filamentos, modelado, aspectos y configuración de parámetros/calibración de la impresora.

Del grupo inicial pudieron egresar 11 alumnos.

¿Cuándo surgió la idea de las máscaras?

Me surgió luego de ver una imagen que compartían por las redes, invitando a que las personas que cuenten con impresora 3D se sumen para colaborar e imprimir máscaras.

Mandé un email consultando y ahí me di cuenta que esta iniciativa era de España, ya que en ese momento ese país estaba justo en un pico de infectados por el virus.

La idea estaba buena y teníamos todo como para hacerlo nosotros.

¿Cómo se implementó?

Fue en conjunto, entre todos los que formamos parte del curso de Modelado e Impresión 3D: los alumnos, docente, Horacio Ferreyra (como funcionario de la Municipalidad de Villa del Rosario y coordinador de los cursos).

Lo hicimos a través de nuestro grupo de WhatsApp que fue creado en aquel momento para pasar información y demás. Nunca lo cerramos y siempre estamos compartiendo cosas referidas a ésta tecnología. Se armó un muy lindo grupo.

Cada parte ofreció lo suyo. Los alumnos del curso que tenían su impresora 3D se ofrecieron a imprimir desde sus casas, la Municipalidad de Villa del Rosario me hizo llegar por medio de Horacio sus impresoras y el material; para yo también poder imprimir con ellas desde mi casa.

Otros alumnos que no contaban con impresoras se ofrecieron para conseguir los otros materiales que se necesitan para la composición de las máscaras (el elástico y las placas de radiografías) y también colaboraron en el armado de las mismas.

¿Quienes participan?

La Municipalidad de Villa del Rosario y la Municipalidad de Costa Sacate, como parte fundamental. Luego nosotros, el recurso humano: Horacio Ferreyra, Ariel Olivero y todos los que formamos parte del Curso de Modelado e Impresión 3D, alumnos y docente: Gisela Marcato, Maico Coronel, Mateo Luque Rivata, Maico Grazzini, Valeria Re, Anahí Re, Raúl Fessia, Marcelo Brunetto, Mirta Rosales, Laura Juarez , Agustín Scarabotti Velazquez y Fabio Fernández.

¿Para quienes las hacen?

Se fabricaron máscaras para el Hospital de Villa del Rosario, para los enfermeros que en ese momento tenían una campaña de vacunación, para personal de salud en general y personas que están en constante contacto con personas.

¿Cuántas hicieron?

Hasta ahora van alrededor de 70 en total.

¿Costo por unidad?

El modelo que nosotros imprimimos, ya que hay muchos, tiene un costo aproximado de material de $40. En imprimir la máscara se gastan cerca de 12 metros de filamento.

¿Algo más para agregar?

Agradecer a los Intendentes, Ricardo Manera y Maciel Balducci (Villa del Rosario y Costa Sacate) por darle lugar a la iniciativa, colaborando con el préstamo de las máquinas impresoras 3D.