• HECHOS

Vacunas el mejor invento de la historia



Antes de la era de las vacunas alrededor de un tercio de todos los niños murieron de diversas enfermedades infecciosas, y nunca llegaron a la adultez. Los adultos también vivieron en constante temor a las plagas mortales. Hoy en día, la gente puede dudar de los enormes beneficios de las vacunas por una sola razón: las vacunas han hecho un buen trabajo, que muchos de nosotros ni siquiera podemos imaginar lo mala que fue la vida sin ellas.

Algunas personas tienen miedo, sin embargo, de las vacunas, porque ven las vacunas como extraterrestres y no naturales. Se imaginan que las vacunas insertan una sustancia extranjera artificial en nuestro cuerpo, que luego permanece allí durante toda nuestra vida. Esto sí que suena aterrador. Pero es totalmente inexacto. Las vacunas no son una sustancia extranjera. Son simplemente una forma eficaz de entrenar nuestro propio sistema inmunológico natural.

Las vacunas funcionan presentando nuestro sistema inmunológico natural con un germen muerto o debilitado, o incluso con sólo una parte de un germen. Nuestro sistema inmunológico aprende a reconocer y destruir a ese enemigo. La propia vacuna no permanece en el cuerpo. Lo único que queda en el cuerpo es el conocimiento de cómo repeler ese germen en particular. Este conocimiento se almacena en la memoria de nuestro sistema inmunológico natural, y si en el futuro tales gérmenes invaden el cuerpo el sistema inmunológico sabe qué hacer y fácilmente repele la invasión.

Es cierto que algunas vacunas pueden tener efectos secundarios nocivos, por lo tanto, las nuevas vacunas deben comprobarse cuidadosamente antes de ser dadas a miles de millones de personas. Pero no hay absolutamente ninguna razón para desconfiar del mecanismo básico de vacunación. Si tuviera que elegir el mejor invento de la historia, elegiría vacunas.


Fuente: Yuval Noah Harari


hweb23.png