• HECHOS

Una Escuela Rural de Córdoba donó alimentos a 183 alumnos


En épocas de crisis como la actual, los gestos solidarios son una luz de esperanza que nos invitan a seguir resistiendo. Esta vez la Escuela rural de Canteras El Sauce, uno de los sectores más empobrecidos y marginados de Sierras Chicas, realizó una campaña de recaudación para comprar alimentos y donarlos a sus estudiantes.

Mariana Morillo, docente de la escuela rural Canteras el Sauce, habló con Mordisquito para contar la experiencia solidaria que ella misma inició en un rinconcito de Sierras Chicas.

“Esta actividad solidaria surgió a partir de conocer la experiencia de la Escuela rural de Villa Los Altos en la que la Directora junto con padres de la cooperadora y otros padres y madres buscaron donaciones para entregar a los estudiantes que reciben paicor, un suplemento de carne, verdura, huevos y otros elementos”, relató Mariana.

Al conocer esta experiencia en Villa Los Altos, Mariana decidió comentarla a sus compañeros de trabajo y juntos decidieron hacer una colecta.” Dada la imposibilidad que veíamos de encontrarnos y movilizarnos resolvimos hacer una recaudación solidaria a través de una Caja de Ahorro para comprar: verduras, frutas, huevos y carne. Alimentos que son complemento al bolsón que les entrega PAICOR a los estudiantes”.

Pero esta campaña no solo contó con el acompañamiento y adhesión del Ipem N° 367 anexo Canteras el Sauce, también se sumaron la escuelita primaria, el jardín de infantes y los vecinos y vecinas que no dudaron en colaborar con lo que cada uno podía dar, ya que la situación económica de todos es muy complicada. Sobre los familiares de los estudiantes, Mariana contó que “en general son trabajadores en negro, changarines, tienen trabajos temporarios o por hora. Son las familias, que en esta situación de aislamiento que vivimos, más sufren, porque no tienen recursos para cubrir lo mínimo indispensable como es la comida diaria.”

La colecta empezó el día martes 14 de abril y todavía se encuentra abierta a todas las personas que quieran aportar, cuenta bancaria CBU 0440007340000165421531. La compra y entrega de los alimentos se realizarán cada 15 días en concordancia con la entrega de PAICOR, la primera entrega de bolsones ya se realizó, con lo recaudado compraron papas, cebollas frutas y huevos. Y todo se distribuye entre 183 estudiantes de los tres niveles.

“No recibimos aporte de ninguna organización, ni del gobierno, solo el aporte de docentes, vecinos de las Sierras Chicas, además de la generosidad de una verdulería de Agua de Oro que nos hace las compras en el mercado al costo sin cobrarnos sus gastos de traslado, como su aporte solidario. Hasta ahora fue así, esperamos sumar más aportes”, comentó Mariana.

Compromiso docente

Toda esta movida solidaria para asistir a sus alumnos, forma parte también de las tareas como docentes a la hora de transmitir un aprendizaje importante como la responsabilidad social a sus alumnos y la preocupación de la institución por su bienestar. “Cada vez que nos comunicamos entre nosotros docentes nos preguntamos ¿cómo estarán? ¿comerán bien? … bueno, sabemos que la están pasando mal, así que pusimos manos a la obra y acá estamos.”

Esta acción se valora mucho más considerando la situación laboral extenuante a la que los docentes están sometidos por la cuarentena, en particular los del secundario. Muchos de ellos han tenido que aprender a utilizar las plataformas virtuales para comunicarse con sus alumnos, cuando nunca antes las habían utilizados. Algo muy estresante para ellos. “La mayoría se comunica por Whatsaap, más allá de que haya páginas liberadas, la comunicación con el docente es vía whattsapp. Esto hace que sea un trabajo de 12 horas diarias por lo menos, correcciones, devoluciones, preparar nuevos trabajos, etc. En fin, es lo menos parecido a las vacaciones que hemos vivido! Queremos que todos sepan que estamos dando clases… estamos aprendiendo a dar clases virtuales, pero sea como sea lo estamos haciendo.”

Fuente: Mordisquito