• HECHOS

UEPC de Villa María se opone a la realización de los actos académicos



La Delegación San Martín de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) salió decididamente el jueves a marcar la cancha, tras el segundo encuentro de autoridades municipales de Villa María y Villa Nueva con representantes de instituciones educativas para organizar los actos académicos correspondientes a sus promociones 2020.

El gremio docente envió un comunicado a sus delegados de base a primera hora de la mañana, en el que señalaba que había tomado “la decisión obligatoria de echar algo de luz sobre el tema”, porque “hasta el día de la fecha no hay, desde el Ministerio de Educación de la Provincia de Córdoba, ninguna comunicación oficial que rectifique el procedimiento actuado hasta el momento, con respecto a la obligatoriedad presencial de los docentes y alumnos en las escuelas y/o ámbitos escolares”.

Y horas después, ya por la tarde, se conoció una decisión del titular de la cartera de Educación, Walter Grahovac, sobre el particular: “Serán autorizados los actos de colación de los últimos grados y años en las escuelas de Córdoba, con las particularidades que impone la pandemia del coronavirus”.

“Se llevarán a cabo entre el 9 y el 20 de diciembre, en aquellas instituciones que han podido mantener un vínculo permanente con el alumno en su desempeño académico... Estarán autorizados los actos en las escuelas que posean espacios abiertos o semiabiertos como tinglados, donde circule el aire, y será un acto por cada sección que egrese”, agregó Grahovac.

El ministro agregó que a partir de este lunes 23 y hasta el 4 de diciembre, Educación comenzará a recibir las solicitudes de las escuelas que deseen hacerlo.

En el texto al que tuvo acceso El Diario, la Delegación San Martín de la UEPC aseguró que “está muy claro que no están dadas las condiciones sanitarias, laborales y humanitarias para garantizar la salud de todos”.

“El agotamiento, la fatiga física y mental que tenemos los docentes a esta altura de semejante año, no dan más lugar a un nuevo y gran esfuerzo de tener que organizar actos escolares; y hasta aquí no mencionamos el pésimo estado en que se encuentran las infraestructuras escolares al haber estado cerradas, estados que en algunos casos en prepandemia ya tenían carencias”, puntualizó.

Añadió que “también dejamos en claro ante la sociedad que el ciclo lectivo 2020 terminará formal, oficial y prácticamente en marzo-abril del año 2021. Por tal razón, decimos que la postergación de dichos actos académicos es total y absolutamente racional; hasta el período escolar antes mencionado”.

“Como docentes, sabemos muy bien el caro sentimiento escolar, social y familiar que tienen semejantes acontecimientos para la vida de cada ‘chico’ que culmina una etapa tan importante. Que quede muy claro: nos oponemos a que en momentos tan difíciles y de grandes postergaciones de toda índole, se pretenda mirar para otro lado llevando adelante dichos acontecimientos de manera atemporal y riesgosa para todos. Los directores, maestros y profesores queremos, como año tras año lo hacemos, entregarles ese diploma y fundirnos en un abrazo con ese ‘chico’ o esa ‘chica’ y decirles gracias y hasta siempre...”.

Por último, alertaron con mayúsculas, en el sentido de que “¡la pandemia todavía no terminó!”.

Tras la primera reunión entre las autoridades municipales y los directivos escolares, desde UEPC ya se había lanzado una suerte de advertencia que fue recogida por este medio: “No fuimos invitados a esa reunión, pero estamos al tanto de que existió, porque ya hubo preguntas al respecto de parte de maestros y profesores con cierto grado de preocupación. Al tema lo vamos a seguir de cerca”, se podía leer en nuestra edición del sábado 31 de octubre.

El jueves último llegó el segundo encuentro que avivó las llamas: los secretarios de Gobierno, Seguridad Ciudadana y Asuntos Legales, Eduardo Rodríguez, y de Educación, Cultura y Promoción de la Ciencia, Rafael Sachetto, encabezaron la reunión virtual con más de 40 directivos de instituciones educativas, de inspecciones y de la secretaria de Cultura de Villa Nueva, Marcela Unzueta. Y ahora la autorización ministerial.

Una película con final incierto, como todo en 2020.

Fuente: El Diario

hweb23.png