• HECHOS

Se estudian 300 posibles casos de coronavirus en Nueva Zelanda


El gobierno de Nueva Zelanda estudia 300 posibles casos de coronavirus luego de haberse declarado libre de la enfermedad hace una semana. El nuevo brote se produjo tras permitir el ingreso al país de dos mujeres británicas. Ambas estuvieron en cuarentena pero el gobierno les permitió abandonarla para ir al funeral de su padre. Días después el resultado de su examen arrojó que tenían coronavirus. Según había explicado el ministro de Salud las mujeres se habían trasladado hasta el entierro de manera segura. Pero luego se supo que estuvieron en contacto con otras personas. Un error garrafal en el país ejemplo a la hora de enfrentar la pandemia.

El martes Nueva Zelanda había anunciado sus dos primeros casos de coronavirus tras 25 días libre del brote. Se trataba de las dos mujeres llegadas desde el Reino Unido, el país más golpeado de Europa por la covid-19. Deberían haber estado 14 días cumpliendo con la cuarentena que exige el gobierno. Sin embargo, ahora se supo que abandonaron antes la misma, previo a conocerse el resultado de sus test. El ministro de Salud había dicho que las británicas no habían entrado en contacto con nadie ya que se trasladaron desde Auckland hasta Wellington, 650 kilómetros, sin detenerse ni a cargar nafta o ir al baño. Pero luego tuvo que corregir la información. Las mujeres tuvieron contacto con dos amigos durante un máximo de cinco minutos, según publicó el diario The Guardian. Ahora las autoridades estudian más de 300 posibles contagios.

En conferencia de prensa la primera ministra de Nueva Zelanda Jacinda Ardern hizo su mea culpa por haber permitido a las europeas salir antes de su cuarentena. “Fue una falla inaceptable del sistema”, dijo la premier. Luego anunció que para evitar un brote mayor las fuerzas armadas serán las encargadas de vigilar las fronteras y los centros de cuarentena creados en el país. También dijo que realizarán una auditoría de los protocolos y sistemas existentes para que sean implementados en su totalidad. Nueva Zelanda impuso en marzo pasado una de las cuarentenas más estrictas del mundo. En ese momento tenía solamente 50 casos de la covid-19. Progresivamente fue relajando sus restricciones hasta retornar a la práctica normalidad el pasado 9 de junio. Ahora vuelve a dar marcha atrás y revisa sus protocolos.

Fuente: Página 12

hweb23.png