• HECHOS

Santa Fe delega en los intendentes la flexibilización de la cuarentena


Deberán presentarle un plan de reactivación productiva y comercial de cada una de sus jurisdicciones para avanzar en una apertura de la cuarentena.

Los informes sobre la baja en la recaudación que llegaron al despacho de Omar Perotti puso en alerta al gobernador por el impacto negativo que generó la pandemia en la provincia de Santa Fe.

Sin recursos genuinos por la recaudación de impuestos, bajó un mensaje a cada una de las ciudades: si se plantean opciones serias, coordinadas entre los comités departamentales, avaladas por las autoridades municipales y confirmadas por el Ministerio de Salud, algunos rubros podrían funcionar de modo diferenciado, planearon desde la Casa Gris.

En ese sentido, este jueves, en la reunión con Alberto Fernández, Omar Perotti volvió a plantear la necesidad que se releve la realidad sanitaria de municipios y comunas con el objeto de encender, con premura y cautela, el aparato productivo diezmado por la pandemia.

Es que el éxito de la cuarentena rigurosa, que se aplica en Argentina y que logró que la curva de contagios no se dispare, genera ahora el enorme desafío de plantear una salida ordenada que permita ir aligerando el encierro y reactivando la economía en un delicado equilibrio para que no se tire por la borda el control de la pandemia.

Claro que ello no está exento de riesgos. Por tal motivo, el presidente Alberto Fernández apeló a los principios federales, tantas veces reclamados por los gobernadores, para que los mandatarios distritales definiesen, según la realidad de cada provincia, la manera de ir flexibilizando la cuarentena.

Un alto funcionario del gobierno de Perotti, en diálogo con LPO, reconoció con todas las letras el dilema que se genera en los mandatarios la salida del aislamiento estricto: "Omar ni ningún gobernador quieren pagar el costo político".

De hecho, los mandatarios distritales se limitaron a habilitar las actividades que el propio Alberto Fernández había dado luz verde y no mucho más. En Santa Fe, para ampliar el espectro de nuevos rubros con posibilidad de abrir o de trabajar a través de delivery, Perotti le encomendó a los intendentes y jefes comunales la evaluación y un posterior informe que sería estudiado por el Ministerio de Salud.

"Omar no quiere pagar el costo político, ni tampoco ningún Gobernador, en caso de implementar planes propios que impacten en la salud de la gente. Alberto Fernández fue claro: entre economía y salud, la opción siempre será la segunda", reveló el funcionario del área de Gobierno a LPO.

Según el informe que el ministro de Economía, Walter Agosto, le mostró a Perotti, la recaudación se vio diezmada en al menos 4000 millones de pesos y desde la gestión reconocieron que no hay plata para los sueldos de los estatales del mes de abril.

Esta declaración, que responde directamente a la caída de la recaudación tributaria, sumó presión e incertidumbre al segmento de trabajadores que están en la primera línea enfrentando el avance del coronavirus; salud, seguridad y educación.

En diálogo con LPO, el secretario de Integración y Fortalecimiento José Freyre, quien es el nexo entre la Casa Gris y los municipios y comunas, confirmó que el plan que busca implementar Perotti es el de que cada intendente y jefe comunal eleven las propuestas al gobierno: "estamos esperando lo que definan en cada lugar".

Uno de los ejemplos citados por el funcionario es el llevado adelante por Casilda, una próspera localidad a 60 kilómetros de Rosario, que a través de una plataforma online dispuso la atención comercial con un sistema de delivery para el despacho de la mercadería en rubros aún no habilitados.

Lo propio se estudia en la actualidad en ciudades como Firmat y en Centros Comerciales del pujante sur provincial. Todos ellos, con la venia de los intendentes, encargados de regular horarios de distribución domiciliaria y contralor de las normativas vigentes.

Sobre este punto, Freyre admitió que si bien "no hubo anuncios todavía sobre el pedido de diferenciación por localidades, entendemos que se avanzaría hacia una flexibilización gradual de la economía".

Para las finanzas de la Provincia, esto redundaría en una mayor cantidad de recaudación y obtención de recursos para paliar la demanda en áreas de Salud y Desarrollo Social, en constante ascenso por el covid-19. Y también para despejar dudas sobre el cumplimiento de la política salarial de estatales.

Desde el equipo de Perotti, sin embargo, reconocen que no se puede liberar toda la actividad sin tener en cuenta las variables ni la necesaria coordinación entre Seguridad, Producción y Salud.

Una mayor afluencia de personas en la calle conlleva directamente a disponer de mayor personal policial para registros (Santa Fe es una de las provincias con mayor cantidad de aprehensiones por incumplimientos); en idéntico sentido, la densidad de población y la cantidad de casos por jurisdicción podría acelerar una curva de contagios por coronavirus que hoy avanza lentamente.

El dilema es compartido por el Gobernador en Santa Fe, por sus pares en las provincias pero también por los jefes comunales. Con el agravante que una decena de localidades tienen problemas reales de pago de sueldos a sus empleados y casi veinte municipios se encuentran en descubierto.

La Secretaría de Integración, según Freyre, "trata de utilizar una batería de herramientas para cubrir las urgencias de salarios a pedido de los Intendentes". Parte de lo que se gira a modo de asistencia proviene de saldos de programas como financiamiento educativo, obras menores y coparticipación adeudada.

El envío de todos estos conceptos deviene de la sancionada Ley de Emergencia Sanitaria aprobada en la Legislatura, que se reparte de mqodo igualitario y bajo consideración de número de habitantes y riesgo sanitario por municipios. Pero lejos de haberse tratado de la madre de todas las soluciones, el megaproyecto de ley económica resistido por la oposición, no es para la Provincia una solución a corto plazo.

"A nosotros se nos autorizó endeudamiento, pero en un mundo que no presta dinero no podemos pensar en otra salida que recaudar de dónde sea", se lamentó un técnico del Ministerio de Hacienda en contacto con este portal.

Esta realidad es la que late en el despacho del Gobernador y que apura la búsqueda de opciones y alternativas urgentes para fortalecer las finanzas actuales con el menor riesgo político posible.

Fuente: LPOL