• HECHOS

Régimen de las empleadas domésticas en la cuarentena


La categoría de trabajadoras de casas particulares que engloba “las tareas generales”, es decir, las que tienen como principal responsabilidad limpiar, lavar, planchar o cocinar, siguen exceptuadas de ir a trabajar, y, claro está, tienen el derecho de seguir percibiendo normalmente su salario, ya sea mensual o por hora.

Al respecto, Gabriela Juárez, responsable del gremio que las agrupa en Villa María, dijo expresamente que “las únicas que están permitidas para ir a trabajar son las de la cuarta categoría, que es la de asistencia y cuidado de personas”.

“Ellas si pueden pasar con un permiso particular que les genera el empleador. Esto es siempre y cuando el empleador está trabajando en una tarea esencial -médico, bombero, policía-, para evitar que queden solos los niños o los adultos mayores. Por ahí si cuidan un adulto mayor pueden ir a dar una mano algunas horas para bañarlos porque el empleador, aunque no tenga que hacer una tarea esencial, no se da maña para bañarlos o cambiarlos”, explicó.

“Si es un contador, un abogado o un docente, que siguen en la vivienda, las empleadas de casas particulares no tienen que ir a trabajar”, agregó.

“Se nos han presentado muchos problemas. Uno es el que yo llamo viveza criolla, porque han sacado el permiso para circular que corresponde a las personas que cuidan a adultos mayores para empleadas que hacen tareas generales, es decir, las de la quinta categoría que no tienen que ir a trabajar. Lo mismo que la tercera, que son los caseros. Ellos no están habilitados para ir a trabajar. Empapelaron la ciudad con esos permisos truchos”, dijo.

“Con esa declaración jurada en la que falsean los datos, ponen en problemas legales a los trabajadores. Eso no se debe hacer. Quien se queda en casa en cuarentena debe limpiar su hogar”, enfatizó.

“Otro problema que se deriva de esto es que si tienen un accidente yendo a trabajar o de regreso o en la misma casa donde hacen las tareas, la Aseguradora de Riesgo de Trabajo no le va a cubrir ese siniestro, porque están encuadradas en tareas generales y no en el cuidado de personas”, precisó.

“Tampoco le cubrirá en el caso de contagiarse el COVID-19, que es una enfermedad ya encuadrada como profesional. Muchas de nuestras compañeras van a cinco o seis casas y se exponen mucho”, agregó.

Otro de los problemas del sector es que muchos empleadores “de mucho dinero” no les pagan el sueldo a las trabajadoras que no asistieron a sus labores por la cuarentena. “Es llamativo, porque estamos hablando de 3.000 pesos que se niegan a pagar personas que tienen cómo hacerlo”, dijo, citando ejemplos de los montos a los que se refiere.

“También hubo avivadas con el subsidio de 10 mil pesos. El empleador, al saber que la trabajadora doméstica cobró el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), se agarra de eso y no le paga el sueldo. Es decir, si tiene un salario de 18 mil, le pagan 8.000 nada más”, dijo. “Esto es un horror, porque es un subsidio para la trabajadora, no para el empleador”.

Frente a todo este panorama, el sindicato acude permanentemente al Ministerio de Trabajo para que detenga estas irregularidades. “Nos pasó en un barrio cerrado de Villa Nueva, que le hicieron un pase para circular diciendo que van a cuidar personas donde no hay ni perros”, agregó.

“Ahí ya advirtieron a la administración del barrio privado para que no puedan entrar con esos permisos truchos”, señaló la dirigente.

“Estamos muy mal, porque los problemas de esa naturaleza se repiten a diario y son muchas las compañeras que están atravesando dificultades graves por gente que se niega a respetar los derechos”, afirmó.

Finalmente, dijo que ya enviaron una nota al COE para realizar una reunión con el fin de armar un protocolo para ir preparando la vuelta al trabajo con el fin de que no estén expuestas a contagios.

Fuente: El Diario

hweb23.png