• HECHOS

La exportación de trigo y maíz representan un 20% de recaudación por retenciones



La recaudación vía derechos de exportación al trigo y al maíz siguen sumando importancia para las arcas fiscales. Actualmente, según datos oficiales, representan casi un 20% de lo recaudado por el Estado en concepto de retenciones a la agroindustria.

Los productores de maíz pagaron 398 millones de dólares en retenciones durante el primer semestre del presente año 2020, al tiempo que los productores de trigo aportaron 222 millones de dólares en igual periodo (sumaron en total 620 millones de dólares).

Los datos del INDEC muestran que las exportaciones de ambos commodities agrícolas representaron cerca de 5.127 millones de dólares en los primeros seis meses del año. El maíz aportó 3.322 millones de dólares y el trigo unos 1.850 millones de dólares.

En enero-junio el Gobierno nacional recaudó en total 3.564 millones de dólares vía retenciones a las exportaciones agroindustriales. Sólo el complejo sojero pagó dos tercios del impuesto alcanzando una suma cercana a los 2.560 millones de dólares.

El precio del trigo aumentó más de un 16% en los últimos tres meses, pasando de 169 dólares por tonelada a los actuales 197 dólares. "Los valores del cereal se mantienen en el nivel más alto de los últimos 5 años", indicó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Las primeras estimaciones prevén que la cosecha de trigo 2020/21 se ubicaría entre 18 y 21 millones de toneladas, dependiendo, claro está, del factor climático en la ventana octubre-enero (los pronósticos anticipan un evento "Niña" para esa etapa del año).

En diciembre de 2015 el gobierno de Mauricio Macri decidió eliminar los derechos de exportación al maíz y al trigo. Esa medida permitió que las producciones de ambos cultivos registren récords históricos de 50 y 20 millones de toneladas, respectivamente.

En septiembre de 2018, luego de la fuerte devaluación del peso y del acuerdo con el FMI, Macri decidió volver a implementar retenciones que, en ese momento, eran del 10%. En diciembre de 2019, Alberto Fernández, en tanto, dispuso una alícuota del 12%.

En el mercado de granos hay temor de que una suba del dólar oficial -que ya cotiza a casi 80 pesos- venga acompañada por un aumento de retenciones al maíz y al trigo, lo que impediría a los productores absorber los beneficios de una devaluación.

Esto porque la "Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva" sancionada en la Cámara baja fines del año pasado le da la posibilidad al Gobierno de aumentar las retenciones al 15% (cualquier suba superior a ese nivel debería votarse en el Congreso).

En este contexto, en el campo hay incertidumbre por las restricciones a la circulación en el transporte de alimentos que vienen implementando los gobernadores en el marco del avance del Covid-19 en el interior (que ya representa la mitad de los casos a nivel país).

Coninagro, por ejemplo, manifestó este lunes su preocupación por este tema. "Hace más de seis meses que tenemos problemas para trabajar. Hay productores y trabajadores que no pueden acceder a sus campos", advirtió Carlos Iannizzotto, presidente de la entidad.

"Los productores están dispuestos a realizarse controles en los puntos limítrofes, entre jurisdicciones, durante el transporte de alimentos, incluso con la colocación de GPS en los vehículos", agregó Iannizzotto sobre los problemas en San Luis y Mendoza.

Fuente: La Política Online


hweb23.png