• HECHOS

Importante cadena de heladerías anotó a sus empleados en el IFE y les descontó los 10 mil pesos


Ocurrió en una franquicia en la Ciudad de Córdoba de la marca de helados artesanales Cremolatti, pero se habría repetido en otras sucursales. Gran parte de su personal no está inscripto regularmente. Aprovechando esta situación, los hicieron anotarse para cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y, si resultaban beneficiados, les descontaban los 10 mil pesos del sueldo.

Con cerca de 75 sucursales en todo el país y cientos de empleados, la marca de helados Cremolatti es toda una referencia en el rubro. Ahora sabemos que también lo es en otros aspectos que te dejarán helado.

Su fábrica se ubica en el partido de San Martín en la Provincia de Buenos Aires, y para la distribución y venta, cuenta con una gran cantidad de locales y franquicias en Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.

Pero claro: no todo es tan perfecto como lo describen en las revistas de negocios. Más aun luego de conocerse la denuncia en relación a los trabajadores de una sucursal en particular, recién inaugurada en diciembre pasado y ubicada en pleno centro cordobés, en Boulevard San Juan al 511. Sin embargo, todo indica que las acciones se habrían repetido en otras sucursales debido a que varias de ellas responderían a la misma persona: Germán Rocca.

De acuerdo a lo denunciado por empelados de la empresa, ante el cierre por la cuarentena los responsables de la sucursal comenzaron a exigirles que se inscribieran para acceder al bono estatal de emergencia de $10.000. La avivada estaba sobre la mesa: habían decidido utilizar ese importe del IFE para cubrir parte (o la totalidad) de los sueldos de sus trabajadores.

Es bueno recordar que al IFE sólo pueden acceder trabajadores informales, desempleados o monotributistas de las categorías más bajas. En este caso, los dueños se aprovechaban de no tener inscriptos correctamente a sus empleados (es decir, trabajaban en negro) para hacer que el estado les cubra los sueldos. Según los empleados, la mitad de los trabajadores de la sucursal no estaban inscriptos.

Otro dato del IFE es igual de importante. Es un beneficio que puede ser cobrado únicamente por un solo miembro familiar, de manera que si uno de los empleados cobrase el bono que harían valer por su sueldo, otro miembro de su núcleo familiar en necesidad no podría hacerlo.

En las capturas de pantalla del grupo de trabajo de la sucursal se ve que uno de los socios explica a sus empleados cómo se pagarán sus sueldos. Como suele suceder, las empresas no figuran a nombre de sus dueños de hecho. En este caso, la apoderada legal de la sucursal es María Luz Gómez, pareja de Emmanuel Rossi, socio de Germán Rocca.

Es decir, el dueño de la empresa pidió los datos personales de sus empleados, a quienes mantiene en negro, para verificar si habían podido acceder a cobrar la ayuda del estado, que en este caso el muchacho de los helados hizo que fuera en beneficio propio y no de los destinatarios para los cuales este plan fue implementado. Avivadas que te dejan helado.

Fuente: ADN Federal