• HECHOS

Familia villamariense llegó desde Kiev


En la tarde del domingo 31 de mayo la familia villamariense Rodríguez-Russatti, quienes se encontraban varados en Ucrania, arribaron a la ciudad. Ellos, quienes se encontraban junto a más de 20 compatriotas, pudieron retornar tras más de dos meses en Kiev (Ucrania).

 La posibilidad se generó gracias a Ricardo Fernández Núñez, quien costeó el primer vuelo, desde tal país a Madrid. Ahora, deberán cumplir la cuarentena obligatoria al llegar del exterior.

En una nota anterior María Pía Rodríguez contó su experiencia: “Llegamos a Kiev el 5 de marzo porque nuestra hija nació el 3. Y yo estoy con mi esposo Alejandro y dos de mis hijos; una hija quedó en Villa María porque justo empezaba la escuela, entonces ella se quedó con los abuelos”.

Fueron 27 argentinos los que se encontraban en tal Nación; de los cuales, en cinco familias había bebés y menores, la entrevistada dimensionó su situación particular: “Pudimos ubicarnos en un departamento que nos facilitó la agencia que contratamos, pero cuando terminó la cobertura, pagamos nosotros todos los gastos (40 dólares diarios), además de las compras semanales que hicimos en los supermercados”.

“Allá se complicó todo: el 5 de marzo había dos casos confirmados: a dos meses, más de 10 mil. En ese marco, el 13 de marzo se declaró la cuarentena en Kiev hasta fin de mes. Luego se extendió hasta mediados de abril y se llevó hasta el 11 de mayo.

Al mismo tiempo, respecto al retorno, la reporteada aseveró que solamente podían volver “en el caso de que haya un vuelo de repatriación y autoricen, pero necesitábamos ser nombrados por Cancillería”.

Con el paso de los días, y ante la falta de una fecha firme para el retorno, la familia no sabía a ciencia cierta cómo gestionar su dinero. A esto, la entrevistada especificó: “Se complicaba la situación económica. Nosotros teníamos cobertura de salud, pero la bebé no. Hay que solicitarla en Argentina. Acá es todo pago. Si se enferma vas a pagar directamente sea hospital público o privado.  Tampoco hay vacunas porque se mandan a pedir y las que corresponden para los dos meses de vida cuestan 400 euros entonces esperábamos volver”.

 “Nos ofrecieron alquilar un avión para las 27 personas, pero el tema es que en el vuelo no había lugar para las 27, entonces íbamos solamente las familias con chicos. Igual, el presupuesto que nos pasaron era de 29 mil dólares, son cosas imposibles”.

A nivel región, había 27 argentinos en Ucrania; 2 en Noruega; 70 en Suecia; 14 en Bélgica; 14 en Polonia; 2 en Suiza; 120 en Alemania y 15 en Hungría (todos formaban parte de un mismo grupo que se unió tras un mismo objetivo).

A modo anecdótico, Rodríguez comentó que más allá de la cuarentena existió otro suceso agregado: “Estábamos cerca de Chernobyl (lugar conocido mundialmente por el desastre nuclear en 1986)”. “Por la falta de lluvia se generaron incendios bastante grandes en la zona de exclusión y todas las partículas contaminadas llegaron a la ciudad”.

“Por esa razón, estuvimos dos semanas con todas las ventanas cerradas porque se contaminó el aire. Teníamos que poner bidones de agua cerca de las ventanas o lugares con apertura para humedecer el ambiente porque si bien no se podía salir por el Covid-19, tampoco se podía salir por el aire contaminado”, finalizó.

Fuente: El Diario 

hweb23.png