• HECHOS

Falleció una mujer por Covid-19 en el Italiano del Departamento Río Primero


En el contexto de pandemia por coronavirus, el Gobierno de Córdoba centralizó en el COE (Centro de Operaciones de Emergencia) acciones preventivas y protocolos acordes.

De este modo, el COE es quien difunde información de los casos de esta enfermedad. Sin embargo, hay datos que no fueron puntualizados correspondientes al Departamento Río Primero. Se trata del primer fallecimiento de una mujer por COVID-19 en el Hospital Italiano.

Esta paciente, oriunda de Villa Santa Rosa, fue derivada por el Hospital Regional R. Mestre el día 24 de abril. Según informan desde este nosocomio, la paciente demostraba, por radiografía, una afección pulmonar bilateral sugestiva de Neumonía. Razón por la que fue recibida en la internación del Hospital Italiano, lugar donde se constató el brote del virus, y al día de hoy hay 37 casos informados por el COE.

Allí, esta persona falleció el día 2 de mayo. Posteriormente, el lunes 4, recibió la sepultura en el cementerio de Villa Santa Rosa. Desde la Municipalidad detallaron a Hablando Claro que no recibieron información sobre la sospecha de la enfermedad, y que por decisión autónoma y preventiva, aplicaron el protocolo pertinente al considerar que había estado en el Hospital Italiano.

Lo que afirman desde el nosocomio santarroseño, es que a esta persona se le habían practicado dos hisopados estando internada en la ciudad capital: uno el 25 de abril y otro el 30, cuyos resultados fueron negativos. Pero el martes 5 de mayo, el Hospital Regional recibió la siguiente comunicación: «Había un tercer hisopado tomado el día 2/05 del 2020, que esa muestra ingresó al laboratorio central el 03/05 del 2020 a las 16.41 horas y cuyo resultado estuvo el 04/05 del 2020 siendo este POSITIVO».

Lo llamativo se observa cuando el COE en su reporte nocturno del 4 de mayo, conociendo el resultado positivo del último hisopado y sabiendo que esta paciente era oriunda del Departamento Río Primero, no lo detalla.

De hecho, en todos los casos explican la procedencia de los pacientes fallecidos y sus patologías previas, pero puntualmente en el de la mujer santarroseña sólo dieron a conocer: «El primer caso se trata de una mujer de 69 años, internada en el Hospital Italiano desde el 24 de abril, quien el 2 de mayo fue derivada a la UTI por una bronconeumonía, se le realizó hisopado que resultó positivo, y falleció ese mismo día».

En paralelo, en ese mismo reporte informaban otro fallecimiento con los detalles de residencia del paciente.

De hecho, hasta anoche en su último reporte no había casos de fallecidos en el Departamento Río Primero, cuando el deceso de la mujer se produjo el día sábado. El caso fue considerado producto del brote hospitalario.

Según el protocolo de manejo de óbitos COVID-19, documento emitido por el COE Central que establece las pautas para el manejo de cadáveres en casos sospechosos o confirmados de coronavirus, cuando un paciente fallece dentro del establecimiento asistencial, “el médico tratante deberá constatar su muerte y emitir el certificado médico de defunción con los datos completos de la persona y las causas de su deceso”.

En un primer momento, se emitió un certificado estadístico de defunción que aseguraba un “shock cardiogénico irreversible, insuficiencia respiratoria aguda y arritmia ventricular maligna” como causas de muerte. A su vez, en el casillero de «otro estado patológico significativo que coinfluyera en la muerte», indicaron: “sospecha de Covid-19”. Sin embargo, este certificado fue reemplazado por otro que retira el comentario de sospecha de coronavirus.

En el marco de la investigación periodística realizada por Hablando Claro, se pudo conocer que se emitieron dos certificados estadísticos de defunción. De izquierda a derecha, el primer certificado es firmado por una profesional de la salud que completa que hay sospecha de coronavirus, mientras que en el documento de la derecha, esa información es omitida y certificada por otro profesional horas más tarde.

La regla general del protocolo del COE establece que las personas fallecidas producto del virus sean cremadas. Mientras que para los decesos en localidades que estén a más de 40 kilómetros de los crematorios, la decisión es que los restos se inhumen sin presencia de familiares. Están prohibidos nichos y panteones.

Los interrogantes surgen a partir de los dos certificados, de la descripción del caso por parte del COE central y por la nula información que se emitió al respecto permitiendo que los vecinos comiencen a sacar sus propias conjeturas sobre la llegada del coronavirus al Departamento Río Primero.

Si el último hisopado confirmó que la muerte de esta persona fue por COVID-19, ¿por qué el COE no situó el caso en el departamento?¿Qué hubiese pasado si se hubieran recibido los restos de esta mujer sin aplicar los protocolos para el caso? ¿Con que fin se cambiaron los certificados estadísticos?

Según pudo saber Hablando Claro, ya se tomaron medidas de prevención para el personal médico que tuvo contacto con este caso y se les han practicado los hisopados correspondientes. Además, se aguardan resultados de las muestras tomadas al marido de la señora, por haber mantenido contacto estrecho.

Fuente: Hablando Claro



hweb23.png