• HECHOS

El COE no le permite volver a traslasierra a pesar de la autorización judicial


Un abogado que reside en Villa Dolores, y por la cuarentena quedó varado en Capital Federal, fue autorizado a regresar a Traslasierra, una zona  "blanca" de coronavirus, mediante una medida cautelar concedida por un juez federal. 

Pero el COE Central de Córdoba le exige 14 días más de cuarentena y nuevos análisis, antes de ingresar a esa zona de la provincia que aún no registró ningún contagio.

El profesional, varado ahora en Córdoba capital, pide reunirse con su mujer y sus dos hijos de uno y tres años. El juez arguye una “cuestión humanitaria” en su permiso. En Traslasierra la noticia genera controversias.

Oscar González, legislador transerrano y presidente provisorio de la Legislatura de Córdoba, afirmó el sábado que el juez Hugo Vaca Narvaja, quien concedió el permiso, no consultó previamente al COE, y criticó la decisión. 

En declaraciones a Cadena 3, González, también legislador por el Departamento San Javier, dijo: “A partir de decisiones como esta, el manejo de la cuarentena queda en mano de los jueces, porque no ha habido una consulta previa al COE. Las decisiones judiciales deben ser acatadas, pero significa un problema en el control de la pandemia”.

“Solamente quiero estar con mi señora y mis hijos, ya hice más de cuarenta días de aislamiento, que me hagan el hisopado y me dejen verlos” dijo el domingo a La Voz Germán Romero Marcón (44), abogado con residencia real en Villa Dolores, pero con domicilio formal en Buenos Aires. 

Recordó que su esposa está sola con los dos niños en su vivienda de un barrio alejado del centro de Villa Dolores. Y que hasta aprovisionarse se le dificulta en la cuarentena con dos niños tan pequeños.

El profesional se encontraba en esa ciudad el 20 de marzo, cuando se declaró la cuarentena. El domingo 22 emprendió su regreso a Traslasierra en su automóvil. “No había colectivos ni vuelos” explicó.  Gestionó la declaración jurada contemplando una excepción del DNU de la cuarentena: la que estipula que alguien puede circular si debe asistir a familiares que necesitan asistencia “a personas mayores, niños, niñas y adolescentes”.

Con ese documentos Romero Marcón cruzó varios controles en las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, tanto policiales como de Gendarmería. Pero cuando llegó a Villa María, la Policía no autorizó el documento y fue detenido por incumplir la cuarentena.

“Me encerraron seis horas en un calabozo de tres metros por cuatro, con cinco personas más, sin protección de ningún tipo. Eso era violar la cuarentena, creo que querían hacer estadística” expresa el abogado. Cuando lo liberaron, le exigieron regresar a Buenos Aires. Lo hizo. Y denunció a la fiscalía y a la policía por abuso de autoridad.

Recién el 20 de abril, cuando volvió a “abrir” la Justicia  solicitó el amparo, presentando toda la documentación requerida. La causa fue trasladada a la justicia federal de Córdoba. Con fecha 29 del mismo mes, Vaca Narvaja autorizó el permiso especial, que prevé que Romero Marcón viaje en su auto desde Capital Federal a Traslasierra, “limitándose a las paradas mínimas indispensables” y “Con todos los resguardos pertinentes”.

En esta última precaución se basa el COE, que en un comunicado emitido el sábado impone que entre esos resguardos, el abogado cumpla “una cuarentena de 14 días previo a ingresar al Departamento San Javier”, y ofrece un espacio para eso. Dispone también que luego de las dos semanas, y en caso de dar negativo un hisopado, recién ingrese a la “zona blanca”.

En diálogo con La Voz, el juez Hugo Vaca Narvaja expresó: “Si (Romero Marcón) viene de hacer cuarentena, que le hagan ahora un hisopado, se trata de una cuestión humanitaria y urgente”. 

Y recordó: “En el turno de abril también autoricé a un cordobés a buscar a su madre en Buenos Aires;  a una mujer a acompañar a su padre enfermo de cáncer en San Luis;  a una chica con problemas de salud a pasear dos horas por día con sus familiares por prescripción médica, y no ha habido inconvenientes”.

El domingo, Romero Marcón seguía en un hotel de Córdoba cumpliendo con la cuarentena impuesta. 

Como no trajo ropa de Buenos Aires, esperaba que le llegara desde Villa Dolores una valija para las dos semanas que le esperan.

Fuente: La Voz

hweb23.png