• HECHOS

El amor en tiempos del Coronavirus

Volver al presente

¿Se acuerdan de la película “Volver al Futuro”? Quienes tienen mi edad seguramente recuerdan esa saga. Los más jóvenes tal vez solo la habrán sentido nombrar. La película se basa sobre la idea de que una persona viaja al futuro y conoce los resultados de todos los eventos deportivos lo que le permite, una vez vuelto al presente, ganar fortunas con las apuestas.

Es cierto, luego usa esa información con finalidades mezquinas. Pero supongamos por un instante que alguien viene del futuro (tal vez un futuro no demasiado agradable) y les da a ustedes una información que les cambiará rotundamente la vida. ¿Desperdiciarían esa información?

Ok. Las personas que viven en China, Corea del Sur o, como en mi caso, en Italia tienen una información para darles que les cambiará la vida. Todas estas personas viven entre 20 y 100 días en el futuro con respecto a los países del hemisferio sur.

La noticia es esta: Se vienen tiempos difíciles. Pero tranquilos, aquí están los “resultados de los partidos ganadores” con los que ustedes lograrán cambiar sus vidas: No entrar en pánico y tomar todas las medidas de prevención.

Seguramente es duro. Tal vez uno piense que someterse a las medidas de seguridad afecta las libertades individuales, pero es la forma más segura de resguardarnos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos.

El tiempo pasa y nos vamos poniendo tercos

El covid19 fue declarado pandemia, o sea que no es patrimonio de un país u otro. Todos estamos expuestos. Argentina tuvo un retraso en la difusión debido a cuestiones geográficas y climáticas: está lejos de los principales epicentros, la cantidad de metros cuadrados por habitantes son mayores y por sobre todo aún hace calor lo que evita otras enfermedades que también generan tos y estornudos: que son los grandes vectores del contagio.

Pero esa ventaja relativa está desapareciendo.Seguramente al momento de publicada esta nota, (escrita el 14 de marzo del 2020) se habrá declarado ya la emergencia también allí.

Para aprovechar esa ventaja relativa hay que jugar de antemano y PREVENIR. El rival es implacable, pero nosotros tenemos que demostrar que lo somos aún más.

No hay que pensar que porque haya individuos infectados en hospitales esos son los únicos casos. Puede haber gente asintomática o que está incubando la enfermedad y que podrá presentar síntomas dentro de 15 días. Podemos serlo nosotros mismos en este momento y no saberlo. Por eso hay que ACTUAR DESDE YA TODAS las medidas “oficiales” de prevención (no crean a los falsos gurúes de las redes sociales, solamente al gobierno o el sistema sanitario). Creer que no es necesario acatar las medidas de prevención es ser testarudos, y eso no le hace bien a nadie.

La culpa no es del otro

Otro deporte nacional que tendremos que suspender los argentinos (esperemos esta vez para siempre) es el de culpar al otro. Tranquilos, inicialmente aquí también pasó. Pensamos que el corona virus era un problema de los chinos y minimizamos la prevención. Paradójicamente, no obstante existe una enorme comunidad china en Italia, casi no hay casos de ciudadanos chinos infectados aquí. Seguramente sea porque los inmigrantes chinos siguieron los consejos de sus compatriotas en China y tomaron las precauciones desde un primer momento. De igual modo en Argentina en un primer momento se pensó que el problema era de los italianos y creímos que bastaba no tener contacto con “tano” alguno para ser inmune. La verdad es que sería insensato olvidar que el virus entró en Argentina a través de «argentinos» que estuvieron de vacaciones en Europa y fueron lo suficientemente egoístas como para no hacer una lógica cuarentena de 15 días ya sabiendo que aquí la situación era complicada. Por ello es importante la prevención. La juventud también pasa

Este virus es implacable en darnos grandes lecciones de vida. La primeras víctimas mortales en Italia fueron todas mayores de 65 años y con otros problemas de salud agudos. Esto dio a las generaciones mas jóvenes una sensación de inmunidad y el justificante para continuar con actitudes de agregación no aconsejadas. No tuvieron en cuenta que así podían llevar el virus a sus padres o abuelos. Luego el nivel de edad de las víctimas comenzó a bajar y eso nos enseñó que la prevención es obligación de todos. SI UNO SOLO QUEDA FUERA TODOS ESTÁN EN RIESGO La sanidad pública y las matemáticas.

Ahh, Cuánto depositamos ahora nuestra esperanza en el estado argentino!? Que se haga cargo el estado!! Sí, ese mismo estado que durante años quisimos destruir porque un mensajito anónimo que nos llegó por whatsapp decía que era un organismo innecesario chupador de impuestos. Y ahora qué hacemos…? Nuestros médic@s y enfermer@s de la sanidad pública argentina, grandes profesionales que se convierten cada día en héroes, le vienen poniendo el pecho a situaciones críticas no obstante los irracionales recortes presupuestarios de los últimos años. Ahora tendrán una nueva emergencia que paliar. Pero no podemos dejarlos solos. Para evitar que el sistema sanitario se sature y colapse tenemos que EVITAR ENFERMARNOS y se puede sólo si tod@s tomamos las medidas de prevención. China debió construir en Wuhan un gigantesco hospital y lo hizo en el tiempo récord de menos de una semana. Italia traslada en helicóptero a pacientes de terapia intensiva que no tienen corona virus de las regiones más afectadas a aquellas menos afectadas para liberar camas destinadas a los nuevos contagiados. Además, las fábricas de aparatología para terapia trabajan a destajo para proveer a precio de costo el material para construir nuevas salas. ¿Tiene la sanidad argentina tales capacidades? Dejo a ustedes la respuesta, yo solo se que tenemos que prevenir para evitar mayor sobrecarga al sistema sanitario.

Justifiquemos la necesidad de prevención con algunos números. No me gusta hablar sin respaldo y por eso, para ser más ilustrativo, difundo algunos datos basándome en el sitio oficial de la Protezione Civile Italiana. (está online, lo pueden consultar también ustedes).

Las estadísticas italianas dicen que cerca el 28% de los analizados resultan positivos. De ellos un 5% es asintomático (pero puede contagiar a otros) y otro 75% sufre síntomas leves. Ese 80% se curan en casa (aislados obviamente porque todos son contagiosos). Son los menos preocupantes y excepto por el contagio no presentan grandes riesgos para su propia salud.

El 20% restante es el más preocupante pues debe ser hospitalizado para que no corra riesgo su vida. Si no existe la debida prevención el número total de contagiados se duplica cada 3 días. Mientras se pasa de 50 a 100 casos se tiene la sensación que la epidemia puede estar contenida. Pero cuando pasas de 10mil a 20mil y subiendo la cosa se complica, y a 10mil se llega rápido si no se toman medidas de seguridad.

Italia disponía antes de la epidemia de 5100 camas de terapia intensiva con respirador y en los últimos días se construyeron otras 5000 que ya están casi todas cubiertas. Lamentablemente desconozco el número de puestos con que cuenta Argentina y dejo a ustedes el cálculo de cuánto durarán disponibles las mismas si cada 3 días aumenta al doble el número de enfermos (sin contar los pacientes que lleguen por otras enfermedades).

PERO CALMA GENTE!! no nos alarmemos porque tenemos la solución en las manos, y no es un juego de palabras: la prevención empieza por las manos (pero no se detiene allí).

Sabemos lo que pasó en otros países y tenemos varios días de ventaja. Podemos lograrlo. Solo debemos PREVENIR PARA EVITAR EL CONTAGIO. Y la prevención comienza hoy mismo. No es el momento del pánico, es el momento de comenzar a levantar las empalizadas para combatir la difusión del Coronavirus en Argentina. Vos, ya tomaste todas las medidas se seguridad?


Rodrigo Mariani desde Italia