• HECHOS

Dueños de campos en San Fernando impedían el paso de los bomberos



Este martes, vecinos de La Calera denunciaron que pobladores y bomberos tuvieron que cortar alambrados para poder apagar el fuego en Camino a San Fernando, debido a que los dueños de los campos no abrían las tranqueras.

La zona, conocida como La Mesada, está entre La Calera y Villa Allende, y se trata de un foco que habría sido controlado y que se reactivó en las últimas horas.

Según publicó La Izquierda Diario, vecinos y bomberos denunciaron que los dueños de algunos campos se negaron a abrir las tranqueras, las cuales se encontraban con candados, por lo que se vieron obligados a cortar alambrados para que pudieran pasar las autobombas.

Los vecinos también denunciaron que se está priorizando la protección de los cascos de las estancias, dejando la protección de los caseríos que existen en la zona en manos de algunos baqueanos.

Los focos de los incendios, que ya destruyeron más de 40 mil hectáreas, empezaron en el departamento Ischilín y llevan más de una semana activo. Este fin de semana el fuego se desplazó hacia el Valle de Punilla, particularmente, en las proximidades de la ruta nacional 38, entre las ciudades de Capilla del Monte y Cruz del Eje.

Ahora están centrados ahora en la zona sur de Punilla en su unión con las Sierras Chicas, es decir Saldán, La Calera y Villa Allende. La intensidad de los vientos, hizo que las llamas se acercaran a algunas zonas pobladas tanto de Cosquín como de La Calera.

Más de 150 personas tuvieron que ser evacuadas, en tanto hay otra gran cantidad de personas que decidieron autoevacuarse. El fuego provocó pérdidas de valiosa flora y fauna nativa, además de viviendas y bienes particulares.

Desde hace 12 días, los bomberos y bomberas combaten el fuego en distintos puntos de la provincia. Los incendios de este agosto son considerados los focos más grandes de la última década en Córdoba.

Fuente: La Nueva Mañana

hweb23.png