• HECHOS

Detuvieron una ambulancia que trasladaba fernet y gaseosas en Santiago del Estero



Increíble e inaudita historia se conoció, donde está involucrada una ambulancia y familiares de un intendente. Este capítulo inconcebible involucra a Héctor Ibáñez intendente de la ciudad santiagueña de Añatuya, por la presunta orden dada por su hijo, a raíz de un episodio que parece sacado de una película de comedia negra.

En realidad, parece un cuento de terror cuando la crónica policial asegura que el lunes, efectivos realizaban rigurosos controles de vehículos y personas sobre la Ruta Nacional 34, a la altura de La Isleta, en el departamento Banda, a fin de verificar el cumplimiento de las medidas de biosegurdad impuestas por el distanciamiento social en la provincia, con el objetivo de evitar el avance del coronavirus.

En esa circunstancia, alrededor de las 19.30, los uniformados interceptaron una ambulancia perteneciente a la Municipalidad de la ciudad de Añatuya, departamento General Taboada. El conductor, identificado por la Policía como Humberto David Castillo (37 años), manifestó que se dirigía desde un centro de salud de la ciudad Capital hacia Añatuya. En efecto, el empleado municipal transportaba a tres pacientes y dos acompañantes.

Cumpliendo con el protocolo sanitario, los uniformados solicitaron que se abriera la puerta de la ambulancia para verificar que todo estuviera en orden. De esta manera, comprobaron que los pacientes no viajaban solos. Había además diez cajas de fernet y once packs de una reconocida marca de gaseosa, apilados junto a la camilla y los enfermos.

Los policías quedaron sorprendidos por la carga de bebidas alcohólicas que transportaban en un vehículo sanitario, que es imprescindible en estas épocas de lucha encarnizada contra el Covid-19, que siembra muerte en todo el país.

Los uniformados pidieron explicaciones al conductor, quien fundamentó textualmente que las bebidas “eran un encargo del hijo del intendente de Añatuya ‘Pocho’ Ibáñez”, quien tendría un comercio.

El repudiable hecho fue informado de inmediato a la representante del Ministerio Público Fiscal de la Circunscripción Banda y Robles, Jacqueline Macció, quien ordenó el secuestro de todas las bebidas, las que fueron depositadas en la sede de la Comisaría Comunitaria Nº 12.

En este sentido, dispuso que el fernet y las gaseosas sean entregadas si el dueño se presentaba con factura de compra y en un vehículo acorde para trasladarlos.

Asimismo, la funcionaria judicial ordenó que por tratarse de una ambulancia que trasladaba pacientes, prosiguieran viaje para evitar complicaciones en su salud.

Fuente: El Tribuno

hweb23.png