• HECHOS

Consecuencias de una situación anunciada


Personas sometidas a un confinamiento durante un tiempo prolongado, puede producir efectos a evaluar desde lo económico y desde una parte de la salud, a la cual en tiempos corrientes se le asigna escaso interés y más escaso presupuesto, como lo es la Salud Mental.

Todos los años, los gobiernos designan los presupuestos, y la salud en general y la mental en particular, es uno de los más magros.

Frente una situación inimaginable, imprevisible y globalizada, la responsabilidad de los gobernantes es, primeramente, preservar la vida de las personas, pero a la par el trabajo, como parte de la personalidad laboral y de la salud mental, ya que el mismo no solo cumple una función económica.

Si nos remitimos a la Real Academia Española, confinar es desterrar a alguien señalándole una residencia obligatoria.

Que sentimientos, pensamientos y emociones puede sentir alguien desterrado en un lugar fijo, privado de elementos esenciales para el desarrollo personal, como lo es la comunicación, el trabajo, las actividades comunitarias, la pertenencia a instituciones, el estudio y el compartir con otros, situaciones que hacen a su bienestar psicosocial.

Podrá resignarse un tiempo parte de la libertad en pos de la seguridad, pero solamente un tiempo.

La búsqueda de la libertad está en la esencia de los seres humanos y de los países.

Cuantas gestas colectivas e individuales se han realizado en pos de la independencia y de la libertad.

Si bien esta situación ha sorprendido e igualado al planeta, urge poner en práctica una red de contención, a la par de poner en movimiento el sector productivo, comercial e industrial.

Es necesario brindar apoyo y asesoramiento a quien lo necesite, dado que los efectos por la virulencia ocasionada por la reclusión puede tener efectos devastadores en la psiquis humana y en la economía.

Años atrás cuando los organismos internacionales expresaban que los gobiernos debían destinar presupuestos para los mayores, para aquellos que participan de la cadena transmisora de valores culturales familiares y educativos a través de las generaciones, hoy una pandemia se ensaña con este sector que más cuidado necesita.

La tecnología avanzó, pero me pregunto: valió la pena el desarrollo tecnológico -si bien algunos sectores carecen de ello- si hoy nos vemos privados de cuestiones esenciales mucho más importante que la tecnología para sostener a los seres humanos.

García Márquez, es uno de los escritores del Realismo Mágico, en donde en sus escritos se mezcla el mito y la realidad, que hubiera hecho hoy frente a su libro Crónica de una muerte anunciada, en donde la realidad supera a cualquier película de ciencia ficción.

Lo anunciado aquí era un planeta a punto de explotar y muchos gobiernos no señalaban atisbos de incorporar a su agenda los cambios y consecuencias del cambio climático, y de varios hechos, que superaban con creces a cualquier ficción.

Urge atención psicológica de emergencia, talleres grupales, cuidar a los niños, adolescentes y mayores  a través de actividades recreativas, apertura de actividades comerciales, que permita la reactivación de la economía, e instituciones, O.N:G y fundaciones al servicio de la gente, que permitan atenuar las consecuencias colaterales de una situación anunciada.


Por Beatriz Raijer - Especialista en  Psicología Laboral y de las Organizaciones

Publicado en: Aurora - Israel