• HECHOS

Comenzaron a analizar en Córdoba el regreso a clases


El Ministerio de Educación de la Provincia comenzó a analizar cómo sería el regreso a clases, aunque todavía no hay definiciones concretas sobre los protocolos que permitirían el retorno seguro. “Estamos en el inicio del análisis de las distintas realidades, localidades, comunas y, particularmente, de las escuelas. No hay ningún protocolo definido”, indicaron voceros ministeriales.

Desde distintos sectores comenzaron, en estos días, a reclamar información sobre los protocolos para el retorno a la educación presencial, cuya fecha está por definirse. Las clases se suspendieron el 15 de marzo y se sostienen de manera remota.

Se estima que el regreso a las aulas podría ocurrir de forma parcial y paulatina en agosto, después del receso de invierno, sin fecha concreta de inicio y de finalización. Desde la Nación deslizaron que en algunos lugares del país donde no hay circulación del virus, el regreso podría concretarse antes de las vacaciones de julio, pero no sería el caso de Córdoba o, al menos, de la Capital.

La mayor presión llega de las localidades del interior de la provincia que solicitan el regreso territorial, en la misma línea que evalúa la cartera nacional. Es decir, los municipios y comunas solicitan que el retorno prioritario sea en las “zonas blancas”, donde no se han registrado casos en los últimos días (en algunos no han tenido uno desde que se decretó el aislamiento social obligatorio). La ciudad de Córdoba estaría excluida ya que existe circulación comunitaria del virus.

Fuentes cercanas al Ministerio reconocieron que son muchos los frentes abiertos y, al parecer, en la Provincia el reinicio de clases no figura en la agenda de urgencias.

“Hay una enorme preocupación sobre cómo será la vuelta; no sólo por lo operativo, sino también por las dificultades que encontrarán los docentes para retomar los contenidos. El mayor miedo es la cantidad de chicos de sectores vulnerables que probablemente no vuelvan a las aulas este año”, remarcaron.

La lista de factores a atender para garantizar el regreso seguro es larguísima. Desinfección completa de las escuelas, limpieza de los tanques de agua, garantías de que los baños cuenten con más de una canilla, tengan jabón, toallas y papel higiénico, menos alumnos por aula, demarcación de lugares para garantizar el aislamiento en patios y espacios comunes, movilidad de estudiantes y docentes hacia los colegios y prioridades en el cronograma de regreso a clases.

“Habría que pensar no sólo en los alumnos que están terminando de nivel, sexto o séptimo año y sexto grado, sino también en los que lo han iniciado: jardín de infantes, primer grado o primer año del secundario”, confió una fuente cercana a la cartera que dirige Walter Grahovac.

Los colegios privados también elaboraron sus propios protocolos, que acercarían al Ministerio de Educación para ser analizados e incluidos en el protocolo general que se enviará al Centro de Operaciones de Emergencia (COE).

Fuente: La Voz

hweb23.png