• HECHOS

Pesar en Calchín por la muerte del Docente José Miguel Tavella


Se fue un grande de la educación. José Miguel, "el rector de la escuela secundaria", así lo reconoció el pueblo y para la mayoría de los que recorrimos las aulas del I.P.E.M. bien podemos decir que fue un gran docente y un hombre extraordinario, cuyo trabajo y legado perdurarán en el recuerdo de cuantos compartimos con él el trabajo de enseñanza y aprendizaje. José supo rodearse de gente idónea (de hecho, algunas de ellas aún trabajan en el colegio y a diario confirman estas palabras) que lo acompañó "ordenadamente" en todos sus desafíos. Inspiraba respeto por su alto nivel cultural y prodigiosa capacidad intelectual. Logró que su escuela, nuestra escuela, alcanzara reconocimiento local, zonal, provincial y hasta nacional cuando los medios informaban de la escuela que daba lugar a alumnos con capacidades diferentes. Fue todo un adelantado para esa época. Siempre estaba un paso al frente de todas las miradas educativas. Fue alumno, profesor, director e inspector de la escuela que tanto amó. Hizo de esta casa de estudios, ¡su hogar! Con su fecunda labor inspiró más de una vocación. Y muchos, hoy, seguramente se harán eco de estas u otras palabras de merecido reconocimiento para quien dedicó su vida en pos de la educación en general y de su escuela secundaria de Calchín en particular, ya que el trabajo del profesor José Miguel Tavella hizo que el mundo de muchos jóvenes de nuestro pueblo fuera un lugar mejor. Descanse en paz, querido profesor


13 vistas
hweb23.png