• Revista HECHOS

Ciudadana ilustre: científica sacantina pisa fuerte en el campo de las neurociencias


Verónica del Carmen Piatti tiene 38 años y hace más de 20 optó por hacer de la ciencia su estilo de vida. Recientemente sus estudios fueron publicados en la revista “Nature Neuroscience”, este importante logro fue para ella como “haber puesto un ladrillo en la construcción del conocimiento”. Habla de su infancia en Sacanta, su vida como investigadora y sus proyectos a futuro.

Verónica Piatti es una apasionada de la investigación. Su trabajo se reparte entre terminar los proyectos comenzados en Estados Unidos y realizar nuevos proyectos en el Laboratorio del Dr. Alejandro Schinder en la Fundación Instituto Leloir, Argentina , donde se dedican a tratar de resolver los enigmas del órgano más fascinante del ser humano: el cerebro. Recientemente las miradas del país se pusieron sobre ella, cuando junto a un equipo internacional de científicos publicaron en “Nature Neuroscience” un estudio sobre la importancia de la “formación hipocampal” en el funcionamiento de la “memoria RAM” del cerebro. Dicho estudio de ciencia básica es de crucial importancia para conocer y avanzar en las investigaciones futuras sobre enfermedades neurodegenerativas y las psicosis.

Sacantina, hija de Elmo Fernando Piatti y Zulema del Carmen Stefanutti, creció junto a sus hermanos Eleonora y Luis en el pueblo cordobés hasta que sus estudios la llevaron a diferentes lugares del mundo. Madre de un niño de dos años, Marco Lionel, divide su tiempo entre la ciencia y la maternidad, y en sus tiempos libres le gusta bailar, nadar y salir de caminata por la naturaleza.

De la curiosidad de niña a una vida de investigación

Verónica Piatti rememora con cariño su infancia en Sacanta y dice que no hubo un momento exacto que haya determinado su decisión de hacer ciencia sino que una serie de acontecimientos la fueron llevando hacia esa pasión que sigue eligiendo todos los días.

“Recuerdo que cuando era pequeña y correteaba en el campo me preguntaba el porqué de todas las cosas. Los fenómenos naturales de la vida siempre me fascinaron y me despertaron la necesidad de querer entender y saber”, cuenta Piatti.

Tuvo que nacer en la ciudad de Córdoba debido a complicaciones en el embarazo que detectó el Dr. Atilio Tula Soria de Sacanta. Vivió con su familia en la zona rural del pueblo hasta los 11 años que se fue a vivir con su abuela en la zona urbana para comenzar el secundario. Tras terminar sus estudios medios se trasladó con un grupo de amigas a la ciudad de Córdoba para comenzar la Universidad.

De su historia con la ciencia rescata principalmente el rol de su familia, su escuela y su paso por la Universidad. Por su hermano Luis se enteró que existía la carrera de Ciencias Biológicas y participar durante el colegio secundario de las olimpiadas internacionales de Biología con la Profesora Silvia Loyola y la ayuda académica de Alicia Reziale, le confirmaron su vocación por la ciencia. Sin embargo, su orientación por las neurociencias llegaría más tarde:

“Durante una clase acerca de la normalidad de la sociedad humana con el Dr. Alberto Marcellino, profesor de la materia optativa de Antropología, sentí un gran fuego interior cuando hablábamos del cerebro humano y las diferentes psicosis. Este momento podría considerarlo como el punto inicial para luego especializarme en la rama de neurociencias” relata Piatti emocionada.

La ciencia como forma de vida

“Para mí hacer ciencia es una forma de vida” afirma Piatti. Con tan sólo 38 años esta investigadora participó en numerosas investigaciones que se dividen entre grupos de Argentina y Estados Unidos, y afirma que su trabajo de investigadora le ocupa del 50 al 100% de la vida diaria.

Acerca de su reciente publicación en “Nature Neuroscience”, afirma que “es un logro que significa una gran satisfacción tanto a nivel personal como académico para poder mantener y progresar en el trabajo que amo”.

Cuenta que la primera satisfacción en su trabajo de investigación llega cuando se logra responder algunas de las miles de preguntas que un científico se hace y que aún no tienen respuesta al momento de hacerlas. Luego, vienen los logros cuando estos descubrimientos son publicados después de haber sido rigurosamente evaluados, criticados y aceptados por jurados internacionales.

A su vez, habla de la ciencia como un proceso colaborativo y de equipo cuando afirma:

“Hacer ciencia es como construir una casa entre miles de personas de todo el mundo; publicar un trabajo es como haber puesto un ladrillo en esta construcción. Estoy muy feliz de haber ayudado a fabricar este ladrillo con el equipo de la Dra. Jill Leutgeb en la Universidad de San Diego, California, Estados Unidos.”

Proyectos a futuro

Mientras continúa su trabajo repartido entre Argentina y Estados Unidos, a partir de su reciente trabajo publicado, Piatti afirma que su intención es continuar avanzando hacia la publicación de otros proyectos realizados en el laboratorio de la Dra. Leutgeb: uno de ellos también relacionado a la “memoria RAM” y otro sobre la función de las neuronas nuevas que nacen en el giro dentado del cerebro adulto.

Además planea seguir trabajando en el Laboratorio del Dr. Alejandro Schinder, donde en equipo con el Dr. Emilio Kropff y Matías Mugnaini están poniendo a punto la técnica de opto electrofisiología in vivo por primera vez en Argentina. Mientras que a largo plazo proyecta tener su propio laboratorio de investigación en Argentina.

Ciudadana ilustre

Verónica Piatti es una joven científica que continúa pisando fuerte en el campo de las neurociencias y que no se olvida de sus raíces. Afirma que al volver a su pueblo se siente como cuando uno vuelve a casa.

“Recuerdo mi adolescencia, mi niñez, mi familia y me da más fuerzas para seguir trabajando”.

Recientemente la Municipalidad de Sacanta, representada por el intendente Daniel Garnero, le otorgó la distinción de ciudadana ilustre a Piatti, por sus logros en el campo de las neurociencias.


11 vistas