• HECHOS

La abuela de Ramón Mestre era de Villa del Rosario


En 1995, Ramón Javier Mestre visitó Jalón, un pueblo de la comunidad de Valencia, España, donde había nacido su abuelo Pedro Mestre Femenía. 

Con su cámara filmadora, tomó imágenes de aquel lugar del noreste de la provincia de Alicante y se detuvo en la iglesia de Santa María. En ese templo, su “yayo” había sido acólito del cura poco antes de migrar a la Argentina, cuando tenía 10 años. Cuando regresó de su viaje, le mostró las imágenes a su abuelo: “Lloró de la emoción al ver la parroquia donde ayudaba en el altar al sacerdote, como monaguillo”, recuerda el intendente de la ciudad de Córdoba. Pedro llegó con sus padres a Buenos Aires en 1911 y se alojaron en el Hotel de los Inmigrantes, en la zona de los embarcaderos de la Capital Federal. Poco después, la familia se mudó a San Juan, donde todos comenzaron a trabajar en el cultivo del olivo y de la vid. En la provincia cuyana, Pedro conoció a Juana Brizuela, mendocina de nacimiento y modista de oficio. “Mi abuela Juana era criolla y cocinaba como los dioses. Hacía los pastelitos más ricos que he probado en mi vida”, asegura y se saborea Mestre. Uno de los hijos del matrimonio de Pedro y Juana fue Ramón Bautista (papá del actual mandatario vecinal), quien llegó a Córdoba para estudiar odontología y empezó a militar en la UCR. En 1983, se convirtió en intendente de Córdoba; y en 1995, llegó a la Gobernación de la Provincia. Acá se casó con Cristina Sueldo, hija de José Sueldo Campos (oriundo de Villa del Rosario) y Cristina Pinta Richiardi, italiana nacida en la provincia de Cúneo, en la región del Piamonte. “Mi abuelo José era comerciante y zapatero; y mi abuela Cristina, modista”, apunta el intendente. Ramón Javier recuerda que su abuela Cristina hablaba con sus hermanas en piamontés, para que los chicos de la casa no supieran acerca de qué conversaban. 

Fuente: La Voz


78 vistas
hweb23.png