• HECHOS

La venta de camperas está helada


Por ahora, los comercios no tienen clientes para venderles la ropa de temporada. Fue un mal marzo y un peor abril. Esperan que repunte. Arrancó el frío y es tiempo de empezar a pensar en abrigos. Ayer, con las heladas en las sierras y el fuerte viento sur, un buzo no alcanzaba. Hacía falta algo más: una buena campera. Por ahora, la venta de estos abrigos es mala, muy mala en Córdoba. Es cierto que falta para que llegue la “temporada alta”, pero nada de la ropa de otoño-invierno se está vendiendo, reconocieron ayer una decena de locales de ropa del Centro de la ciudad visitados por Día a Día. “Está muerto. Nada que ver con el año pasado para esta misma época”, graficó Flor, encargada de uno de los locales de Sixtina, hablando de la cantidad de clientes. La opinión es calcada a la de la gente de Para Mí, un comercio de venta de ropa ubicada a la salida de la Galería Cervantes. “Ya a esta altura del año se vendía mucho más”, contó Rocío, una de las responsables. En Lacar, un clásico del rubro “alto invierno” en Córdoba, sus propietarios explicaron que si bien falta para sus mejores semanas de ventas, “abril del año pasado había sido un gran mes y este abril ya está por terminar y el movimiento no es nada bueno”. “Igualmente, tenemos buenas expectativas de que levante en los meses que restan a partir de lo que es nuestra clientela fija”, agregaron. PRECIOS STAND BY. La baja venta es una mala noticia para los comerciantes; sin embargo, es un buen punto a favor de los consumidores, ya que ha generado que los precios no hayan aumentado tanto respecto del año pasado. En Lacar, por ejemplo, están entre un 10 y un 15 por ciento más en relación con la misma época de 2016. Esto es mucho menos de que lo que trepó la inflación general en Córdoba y la tercera parte de lo que aumentaron los alimentos. “La campera que el año pasado estaba en 1.290, ahora está en 1.400”, explicaron en Para Mí, ejemplificando una suba de apenas el 8 por ciento. En la mayoría de los comercios hablaron de aumentos muy moderados o casi nulos en algunos artículos, una realidad que, esperan, genere un impulso en las ventas que, por ahora, están en el piso. 


0 vistas