• HECHOS

El 7 de enero las naftas aumentarán alrededor de un ocho por ciento


El aumento de ocho por ciento de los precios de los combustibles en el país, previsto para los primeros días de la semana próxima, ya tiene fecha: será el 7 de enero. El dato es extraoficial, pero los directivos de la compañía con mayor influencia en los valores del mercado, YPF, lo adelantaron la semana pasada a los empresarios estacioneros del país. Este incremento del ocho por ciento era el que originalmente estaba previsto para agosto de este año. La fuerte inflación del primer semestre de este año obligó entonces al Gobierno nacional a frenar el ajuste que ya tenía decidido el ministro de Energía, Juan José Aranguren, y postergarlo por tres meses, por el impacto que tendría en el resto de los precios de la economía. Llegado noviembre, ante el fenómeno el problema volvió a plantearse, pero esta vez en un escenario diferente: un aumento del ocho por ciento en los combustibles reactivaría la inflación, en un segundo semestre en el cual el Banco Central había logrado estabilizar en torno al 1,5 por ciento promedio mensual. Pues bien, la decisión ya estaría tomada y se aplicaría el sábado 7 de enero, repitiendo un esquema utilizado desde hace tiempo de implementar los aumentos de precios los fines de semana. Pablo Bornoroni, presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles del Centro de la República (Fecac) advierte que, luego de este aumento, podría aplicarse otra suba posterior en los precios. En función del actual esquema, donde el Gobierno negocia con la industria petrolera cada incremento de precios, en lo que va de 2016 el valor de los combustibles subió 31 por ciento, cuando la inflación podría superar el 40 por ciento a lo largo de todo el año. Esto quiere decir que, aún con este aumento, el valor de los combustibles no igualaría todavía la inflación de 2016. El retraso en los precios tiene directa incidencia no solo en la industria petrolera, sino también en las estaciones de servicio, lo que termina reduciendo la rentabilidad de un negocio que desde hace por lo menos una década muestra más cierres que apertura de puntos de atención. Por eso, el Gobierno podría autorizar un aumento posterior para igualar la inflación de este año, que podría aplicarse en torno a abril de 2017. Mercado libre Este esquema de negociación entre Gobierno y petroleras se mantendrá hasta mediados del año próximo. El plan de Aranguren es liberar el mercado de los combustibles desde el segundo semestre, para facilitar la competencia, pero fundamentalmente para que el sector iguale el promedio de los precios con el resto de la región. Esto implica además readecuar el precio del crudo en el país. Cálculos del sector indican que en enero se ubicaría en 59 dólares el barril para bajar a 55 en junio. En días previos a Navidad, el Brent se ubicó levemente por encima de los 54 dólares al barril.

Precios. Con este incremento, los precios en YPF superarían los 20,60 pesos para la nafta y se ubicarían en 17,80 para el gasoil.


7 vistas
hweb23.png