• Revista HECHOS

Galgueros se manifiestan en contra del maltrato animal


Piden que se regulen y controlen las carreras al igual que con los caballos Por Andrea Perino Los proteccionistas y las personas que persiguen la prohibición de las carreras de galgo, hablan desde la ignorancia y el desconocimiento del tema, lo señala Francisco Pasero, quien además junto a su hijo Alberto sostienen que son atacadas por ser sus aficionados familias de pocos recursos económicos; frente a las carreras de caballos, que reúnen a familias adineradas, políticos y grupos de poder y no padecen estos ataques, «cuando el caballo sufre más daños que el perro durante la carrera». Las carreras de galgos han despertado el repudio y alarma de parte de grupos de proteccionistas que se manifiestan en contra, argumentando que los perros sonmaltratados, drogados, además de ser utilizados como comercio y para apuestas ilegales. Proteccionistas afirman que numerosas son las formas de maltrato, desde cómo se hace servir a las perras (hembras), como se los tiene encerrados y privados de su libertad, entrenamiento y el desecho o abandono cuando el perro ya no sirve para correr. Todo esto es negado por quienes practican la actividad. La lucha que vienen sosteniendo los proteccionistas logró que el Senado de la Nación apruebe la prohibición de las carreras quedando la discusión en la Cámara de Diputados, donde los amantes de los galgos, amparándose en que éstas solo representan un deporte como cualquier otro y que para muchos representa solo un hobby y la salida familiar de los domingos, donde no se gana dinero, piden que no se prohíban, sino se reglamenten y legalicen, manifestándose también en contra del maltrato animal. Carreras Francisco «Chisco» Pasero un legendario de la actividad que comenzó a criar perros galgos en 1966, nos cuenta que como las carreras están suspendidas en muchos lugares, donde se realiza una, la gente quiere llevar a sus perros. «No tiene sentido que vos tengas un perro para correr y no puedas correr, es igual que si vos vas a practicar fútbol y después no podés jugar. Yo diría que si cortan las carreras y no se puede correr sería la maldad más grande que pueden hacer con el galgo». Su hijo, agrega que a ellos les gustaría que se sigan haciendo las carreras pero con control antidoping y con veterinarios que controlen dentro de las carreras. Además, Alberto nos comenta que a partir del domingo 24 del corriente mes, en Morteros, se comenzó a realizar la colocación de chips, para tener monitoreado a cada galgo, «como en todos lados siempre hay vivos que te cambian el perro, por ejemplo hay algunos parecidos y alguno lerdo te lo cambian por otro más ligero». En relación al mismo tema, Pablo Botto organizador de carreras de galgo, explicó que la colocación del chip, permitirá tener la información completa del animal, pero fundamentalmente «cuando aparezcan perros galgos abandonados o muertos, van a poder determinar que no son los de raza que se utilizan para las carreras y si así fuese se contará con la información para sancionar, porque más allá que como en todas las actividades existen malas personas, la mayoría de quienes tenemos galgos para correr queremos a los perros y también somos proteccionistas». Actualmente, en la zona, se corre con las gateras abiertas, es decir que al perro se lo sostiene hasta el momento de la largada, una persona denominada largador, que en su mayoría se trata de los dueños del perro, es quien suelta el animal para que empiece a correr, en cambio en las carreras de caballos el jockey le pega con el rebenque para que tome velocidad. El perro corre solo. A partir de las próximas carreras se largarán con gateras automáticas, es decir no existirán los largadores, las mismas se abren solas. «Por eso yo veo mal que insistan tanto con las carreras de perros cuando al perro no le pega nadie, en cambio el caballo es diferente le pegan», aclaró Chisco. La diferencia entre proponer la prohibición de las carreras de galgo y permitir las carreras de caballo radica en que los galgueros en su mayoría son personas sin poder y escasos recursos económicos, mientras que los burreros pertenecen a un sector mejor posicionado, comentó Pablo Botto en el hipódromo de Morteros mientras se desarrollaba una competencia expresando que «por eso no son atacados por los grupos proteccionistas, cuando deberían defender más al caballo por ser golpeado mientras corre, cosa que no ocurre con el galgo», señalando que todos pueden concurrir y observar para corroborar esto. «Lo que no tiene en las patas, no vale la pena que le pongas nada». Así lo afirma el conocido popularmente como «Chisco» Pasero respondiendo a la utilización de drogas y diversas sustancias durante la crianza y las carreras, considerando que «no tienen que poner a todos en una misma bolsa, hay algunos que puede ser que le pongan algo», como vitaminas adquiridas en farmacias o Tónico Total que se compra en las veterinarias y no son dañinos para el animal. Por su parte, Alberto Pasero dice que «un perro drogado no sirve para nada, nada más que para hacer desastre, puede salir a chocar, a molestar a los demás perros, nada más que eso», explicando que ellos solo le dan azúcar antes de correr porque les hace bien a la sangre y que se les coloca antiparasitarios, vacunas y pipeta al igual que a todos los perros o mascotas domesticadas. Por otra parte Alberto dice que la gente de las protectoras,aseguran que los galgueros se sostienen a partir de las carreras, mandándolos a trabajar a través de las redes sociales: «Nosotros trabajamos todos los días metidos en el barro haciendo ladrillos y que me pongan eso te amarga la vida», sosteniendo que nadie puede vivir de las carreras, son los galgueros los que trabajan para mantener los galgos, «el único que puede sacar unos pesos es el rematador y el organizador», acota Chisco que «Como, en la mayoría de los deportes se invierte mucho, es todo gasto y no se gana prácticamente nada». Abandono y maltrato Sobre el abandono de los galgos enfatizan que no son los utilizados en las carreras, sosteniendo que los que generalmente se ven en la calle son los de raza criolla o española. «Los perros galgos que son llevados al campo para cazar liebres, muchas veces se los abandona o mata cuando ya no sirven, en cambio los de carrera tienen una musculatura y patas grandes por su genética, cuando dejan de correr no se los tira, se los sigue alimentando y cuidando para reproducir». Los criadores de estas razas afirman que se trata de un pasa tiempo y»el perro no sufre» ya que corren una vez por semana entre 10 y 20 segundos dependiendo de la categoría en distancias de entre 150 y 200 metros y lo comparan con Estados Unidos donde las carreras están legalizadas y se llevan a cabo cada tres días en distancias de entre 400 y 500 metros. La familia Pasero se manifiesta en contra del maltrato animal asegurando que este existe como en toda actividad poniendo como ejemplo que la instancia nacional en Marcos Juárez reúne alrededor de 30 mil propietarios y «serán entre 2 a 3 mil que maltratan los perros», puntualizando Chisco que «los proteccionistas y las personas que persiguen la prohibición de las carreras de galgo, hablan y no saben, hay mucha ignorancia


31 vistas