• HECHOS

Finanzas busca mejorar la recaudación sin aumentar impuestos


El Ministerio de Finanzas de Córdoba, encabezado por Osvaldo Giordano, presentó el Programa de Equidad Impositiva (PEI) que, a través de cuatro pilares, busca mejorar la administración tributaria a los fines de aumentar la recaudación sin incrementar los impuestos cuya presión creció 66% en la última década pasando del 25,6% al 42,5%.

Al respecto, Giordano aclaró que "la denominación de equidad que lleva el programa es porque se busca un esquema justo donde los contribuyentes cumplan las mismas normas evitando la mora y la evasión, sin esperar una moratoria salvadora que no habrá".

Los objetivos del PEI se basan en promover mejores servicios para simplificar y agilizar la relación de los contribuyentes con el Estado, mantener una gestión ágil de deudas para reducir la mora y acortar los plazos en el inicio de juicios, intensificar los controles para la detección de evasión e imprimir mayor rapidez a los procesos para acortar los tiempos en sede judicial.

A partir de la implementación del Programa, los contribuyentes podrán conocer todas sus deudas en una sola pantalla, lo que otorga simplicidad y rapidez al trámite, y la posibilidad de resolver más consultas y reclamos vía web.

Durante el año 2015 un 39% de las consultas sobre la situación tributaria fueron realizadas por Internet, mientras que el desafío para este año, a través del PEI, es desarrollar canales no presenciales, para lograr que el 80% de las novedades sobre obligaciones tributarias con avisos de próximo vencimiento, pagos ingresados o períodos impagos sean notificadas por esa vía.

Otro de los pilares del PEI es el diseño de una nueva estrategia para hacer más eficiente la gestión de deudas a través de avisos, comunicación personalizada y la publicación de listados web de controles, antes de llegar al inicio de la demanda judicial.

De este modo, las gestiones de deudas serán más intensas y breves, otorgando plazos más cortos a los deudores conforme a su capacidad de pago. Por caso, los grandes contribuyentes de Ingresos Brutos, tendrán 135 días entre la notificación de la deuda y el inicio del juicio.

En tanto, los juicios por cobro a las empresas que facturen más de $5 millones al año se elevarán al año de la intimación, mientras que aquellas con facturaciones menores a los $5 millones anuales verán promovidas las acciones judiciales a partir de los dos años de la intimación. Cabe recordar que hoy en día los plazos para el inicio del juicio para estas dos últimas categorías de contribuyentes se ubican en un promedio de 3,4 años.

También el PEI apuntará a intensificar los controles para reducir la evasión de Ingresos Brutos, a través de la fiscalización electrónica, auditorías a grandes contribuyentes y operativos de campo.

Para llevar adelante la fiscalización electrónica más eficiente se crea un Departamento de Big Data que permite cruzar datos de distintos organismos para detectar posibles omisiones e inconsistencias en el pago de impuestos a los Ingresos Brutos.

Para mejorar los operativos de campo se dividió a la provincia en cinco áreas: Capital, Río Cuarto, Villa María, San Francisco y Carlos Paz, que serán recorridas por 10 equipos de inspección y 50 inspectores con moderno equipamiento que tendrán el objetivo de realizar 60.000 fiscalizaciones al año.

Finalmente, el PEI establece un plan para mejorar la cobrabilidad de los juicios fiscales y acortar plazos de gestión de causas en sede judicial, que en la actualidad tienen un promedio de resolución de 6,3 años.

Para conseguir esta meta se formó un equipo interdisciplinario con el fin de mejorar la calidad de cierta información que es clave para el éxito del juicio y se firmaron convenios con RENAPER y con la DRNPA.

Estas medidas tienden al inicio temprano de la demanda judicial, estimándose un flujo inicial de 1.500 casos enviados a tribunales por mes.

Se buscará dar más eficiencia a la gestión de los procuradores acercándoles un informe patrimonial actualizado del demandado, se apelará a la unificación de causas de un mismo contribuyente y se los capacitará en el uso del programa Lex-Doctor para cargar allí el avance de cada juicio.

El monitoreo de la gestión de los procuradores es otra meta, ya que sólo se asignarán nuevos casos a quienes demuestren resultados concretos.

Además, los juicios se tramitarán sin papel, merced a un convenio suscripto con el TSJ, que valida los expedientes digitales, los que permitirán mayor transparencia y celeridad a la gestión.

Por último, el PEI, prevé una subasta electrónica de inmuebles y autos que se efectivizará a través de una reforma normativa. Actualmente, el sistema de subasta electrónica sólo estaba disponible para los bienes muebles no registrables. Esto dotará de una enorme transparencia a los remates de casas y autos.


0 vistas