• HECHOS

LA MESA DE ENLACE DESAPARECIÓ Y SE REDUJO A ORGANIZACIONES PROVINCIALES


A nivel nacional los intereses de las entidades son cada vez más distintos. Internas y recelos políticos.

Cuando asumió Ricardo Buryaile al frente del Ministerio de Agroindustria en diciembre pasado uno de sus primeros objetivos de gestión fue intentar unir o al menos limar asperezas entre los directivos de las cuatro entidades nucleados en la Mesa de Enlace.

Es que en el sector siempre se dijo que la Mesa de Enlace funcionaba de alguna manera como una herramienta de resistencia del campo contra los embates del kirchnerismo y que una vez que Cristina deje el poder esa unión automáticamente se disolvería.

El problema es que, en rigor, las cuatro entidades rompieron relaciones a principios de 2015 cuando Axel Kicillof logró seducir a Federación Agraria (FAA) con una especie de segmentación de retenciones que en la práctica era una simple y tardía devolución.

A partir de esa jugada política del kirchnerismo para dividir al campo ya nada fue igual en la relación entre los cuatro presidentes: Luis Miguel Etchevehere (Sociedad Rural), Omar Príncipe (FAA), Egidio Mailland (Coninagro) y Dardo Chiesa (CRA).

Buryaile tuvo algunos gestos desde el primer día para acercarlos. De inmediato, el día de su asunción, los invitó al acto y consiguió una foto que quedó para el recuerdo. Luego, organizó una reunión en la que estuvo Marcos Peña en enero que nunca más se repitió.

En este contexto, según pudo averiguar La Política Online con diversas fuentes del sector, la Mesa de Enlace se redujo a organizaciones provinciales que funcionan únicamente en Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.

A nivel nacional los intereses actuales de los cuatro presidentes son muy distintos. “Cada uno sigue su camino y no hay ningún interés en reeditar el funcionamiento de algo que quedó para el recuerdo”, comentó un experimentado dirigente del campo.

Sucede que, en términos políticos, tanto Etchevehere como Príncipe están enfocados en ganar las elecciones en sus entidades en septiembre próximo para lo cual deben sortear las internas propias que se generan en esas organizaciones rurales.

Asimismo, FAA mantiene una postura crítica al macrismo haciendo hincapié en la crisis que atraviesan las economías regionales como, por ejemplo, la producción de cerdos por la apertura de las importaciones y la eliminación de las retenciones al maíz.

Contrariamente, la Sociedad Rural actúa como una especie de vocera agropecuaria del Gobierno elogiando cada medida que toma el presidente e internamente enfocada de manera exclusiva en los festejos por el 150 aniversario de la tradicional entidad.

CRA, en tanto, opta por mantener una postura más neutral frente al macrismo criticando ciertas medidas como los controles que dispuso la AFIP en el sector ganadero y celebrando el nuevo escenario económico que se abrió a partir de la asunción de Macri.

Coninagro, por su lado, se enfoca en los negocios de la cooperativa ACA y sigue de cerca los temas que más preocupan al campo aunque de manera distante de la Mesa de Enlace debido a las grandes diferencias que existen entre los principales dirigentes.

Así las cosas, la muestra de que la Mesa de Enlace desapareció a nivel nacional ocurrió la semana pasada cuando FAA brilló por su ausencia en una conferencia de prensa que organizó Gerónimo “Momo” Venegas en la sede del Renatre.

La disputa entre el Gobierno y Monsanto también dividió las aguas, aunque con una particularidad: FAA y SRA fueron las que tuvieron la posición más dura respecto a la multinacional, mientras que Coninagro no quería saber nada con tensionar el conflicto.

Como sea, algunos dirigentes rurales tienen nostalgia en dar por terminada la Mesa de Enlace y hacen lobby en los pasillos del sector para relanzar la organización renovando objetivos y planes de trabajo a partir del nuevo escenario político y económico.

De todas maneras, tal como están dadas las cosas, la mayoría coincide en que será muy complejo unir a cuatro entidades con intereses muy distintos que se juntaron únicamente por el histórico conflicto que mantuvieron con el kirchnerismo a partir de 2008.

Vidal con la Mesa de Enlace

La semana pasada la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal tuvo un gesto que fue muy valorado en el campo. Asistió a la reunión entre su ministro de Agroindustria, Leonardo Sarquís, y los principales directivos de las cuatro entidades.

Cada entidad llevó a los máximos referentes provinciales. Por el lado de FAA estaban Jorge Solmi, Manuel Lucero y Claudio Angeleri; por SRA fueron Daniel Pelegrina, Abel Guerrieri y Mercedes Lalor; por Coninagro, Daniel Aseff, Daniel Berdini y Carlos Bories; y por CARBAP, Horacio Salaverri, Matías De Velazco y Alfredo Rodes.

En tanto -además de Vidal y Sarquís- por el lado del gobierno bonaerense estaban el secretario de la gobernación, Fabián Perechodnik; el presidente del Banco Provincia (BAPRO), Juan Curutchet; y el jefe de Gabinete de Agroindustria, Jorge Srodek.

El dato político del encuentro es que los dirigentes del campo le pidieron a Vidal que reclame ante el Gobierno nacional por la situación de los productores de cerdo y leche que están inmersos en una crisis por falta de rentabilidad.

Del mismo modo, también le solicitaron tener “más interlocutores en la provincia”, además de Leonardo Sarquís, para hablar de temas de seguridad, infraestructura y justicia, entre otros. “Necesitamos más fluidez con todos los estamentos”, dijo Salaverri.


1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
hweb23.png